Dólar

Dólar Oficial:$847 / $887
Dólar Blue:$985 / $1005
Dólar Bolsa:$996.09 / $1000.6
Dólar Contado con liquidación:$1030.6 / $1038.6
Dólar Mayorista:$863.5 / $866.5
Policiales

Acusan a policías de encubrir a una banda narco que estaba detrás de las amenazas a Pullaro

Las pistolas que estaban en el bolso que apareció en la Hilux.

El fiscal Franco Carbone imputó este miércoles en el CJP a tres policías, a los que acusó de haber encubierto a una banda narco narco que habría estado detrás de las balaceras y amenazas al gobernador Pullaro de diciembre y enero.

Según el funcionario del MPA, hay evidencia de que uno de los agentes habría cobrado “3 o 5 millones de pesos” para plantar en un falso operativo las armas que se habían usado en los atentados contra el HECA y una sucursal del Banco Macro. “Lo que nos queda después de este cuarto intermedio es solicitar la cautelar que vamos a pedir la prisión preventiva por el plazo de ley para las tres personas”, manifestó ante la prensa”.

“La evidencia que surge es copiosa. Tenemos distintas fuentes de información a partir de lo que es la aprehensión ilegal del señor Chávez Mancilla. Simultáneamente tenemos otra hipótesis de trabajo donde desde el 31 de enero seguimos trabajando arduamente hasta culminar con las conclusiones que derivaron en la aprehensión de estas personas y en la audiencia imputativa del día de hoy”, agregó.

Fiscal Carbone.

“Están encubriendo seis hechos de balaceras que tienen mensajes amenazantes contra el gobernador y contra la TOE. Un breve repaso. Balacera al Banco Macro y al HECA, 12 y 13 de diciembre. Balacera a la dependencia de la TOE el 20 de enero. A un domicilio vinculado a un puesto de venta de drogas de una de las facciones vinculadas a la familia Tripi. Y otra balacera a la GNC donde también hay alusión en estos carteles a la TOE, a Pullaro y a los Tripi. Además también una balacera a la Comisaría 19 con alusión a una persona vinculada a estas personas”, sostuvo.

“Se habla de 5 millones, otros de 3 millones. Esto lo pudimos resolver, al menos con el grado de probabilidad requerida en este tipo de audiencias, gracias al trabajo de Asuntos Internos, coordinadamente hemos trabajado con el Ministerio de Seguridad para poder decir al día de hoy que estos policías no son policías, son corruptos, están en connivencia con los narcos y que están trabajando para ellos“, manifestó.

Allanamientos en zona oeste a una banda narco relacionada con los policías que plantaron armas en un operativo

Uno de los allanamientos ordenados por Carbone este miércoles.

El fiscal Franco Carbone ordenó la realización este miércoles de varios allanamientos en La Paz al 4500 y otros domicilios en Rosario vinculados a un presunto líder narco. Se trata de Mauri A., quien habría estado detrás del procedimiento que terminó con policías “plantando” armas al conductor de una Toyota Hilux a fines de enero y que promete entregar novedades de impacto en las próximas horas, cuando se realice la audiencia en la que se imputará a varios de esos uniformados. Se trata de una oscura trama que enfrenta a bandas narco disputando el territorio en la zona oeste rosarina, que además sumó ayer un homicidio.

La hipótesis de Carbone es que varios hechos violentos que se dieron en la ciudad desde fines de diciembre están encadenados. En principio, podría tratarse de una “guerra” narco protagonizada por dos grupos que dominan la zona del FONAVI cercano al Parque Oeste en Rosario, relacionados también con bandas que tienen presos de alto perfil en cárceles provinciales, que vienen reclamando mejores condiciones de detención desde que asumió el gobernador Maximiliano Pullaro. Además, lo que el funcionario del MPA sospecha es que en este enfrentamiento hubo colaboración policial con uno de los grupos criminales.

En diciembre y enero pasados hubo varias balaceras a instituciones públicas  como el HECA, una sucursal del Banco Macro, una Comisaría y una estación de servicio. Los hechos tuvieron impacto en sí mismos, ampliado porque en varios de ellos se tiraba un cartel con amenazas al gobernador Maximiliano Pullaro. Y en el ataque a la seccional policial, la 19 de zona sudoeste, además de los balazos se dejó un cartel adjudicando el ataque a la banda “Los Tripi”.

Así la investigación apuntó tanto al grupo criminal mencionado, “Los Tripi” como a quienes pudieran ser sus rivales en el territorio, con la idea de que una organización buscara incriminar a la de enfrente, como ya pasó en varias ocasiones en causas narco en Rosario. Por ejemplo con el asesinato del prestamista Lucio Maldonado, a fines de 2018: en aquella ocasión la banda de Alvarado dejó un pedazo de cartón con la leyenda “Con la mafia no se jode”, que era la firma que por esos días usaban “Los Monos”. La trama fue revelada durante el juicio que terminó con una sentencia de prisión perpetua para los asesinos.

Volviendo a las amenazas y balaceras de fin de año, en la noche del 30 de enero hubo un procedimiento policial que terminó con la detención de Alexis M. en zona oeste y muy cerca de la sede de las TOE, que también había sido baleada. El hombre volvía de ver por televisión en un bar céntrico un partido de Newell’s cuando se encontró cerca de su casa con agentes que le pidieron trasladarse a otra dirección, para hacer control de alcoholemia. Cuando llegó hasta allí, escoltado por patrulleros, se bajó de su camioneta e instantes después se sorprendía -de acuerdo al relato que le dio a sus abogadas- con un bolso negro en la cabina de la Hilux, que no era de él. Al abrirlo, los uniformados encontraron tres pistolas y un cartel con una amenaza al gobernador.

El dueño de la camioneta explicó en sede judicial que no tenía relación con ese bolso y acusó a los policías de habérselo plantado. Dijo ser amigo de Leo Tripi, integrante de la banda que había aparecido nombrada en la balacera a la Comisaría, pero aseguró no tener ninguna relación con las armas que habían aparecido en su camioneta. El fiscal Carbone validó ese dato y después de 15 días detenido, a Alexis M. se le permitió salir en libertad. Al mismo tiempo, se ordenó capturar a los policías que habían participado del operativo aquella noche en zona oeste, la del bolso con las armas en la Toyota. También cayó, por orden del MPA, otro agente que trabajaba en la Oficina de Gestión Judicial.

Las detenciones se produjeron durante el último fin de semana y generaron revuelo, por el giro que dio la causa. Y el territorio también estuvo agitado: en la tarde del martes, dos jóvenes en moto le dispararon a Leonardo Tripi, que murió más tarde en el HECA. Su hermano está preso en una cárcel federal. Por la noche, un amplio operativo policial dio cuenta de la detención de cuatro personas, una mujer, un hombre y dos menores de edad. Además, escondidas en un tanque de agua se encontraron dos armas que podrían haber sido usadas para el crimen. Y en la mañana del miércoles el fiscal Carbone ordenó los allanamientos a la banda que podría haber ordenado el homicidio.

 

Comentarios

5