Dólar

Dólar Oficial:$882 / $922
Dólar Blue:$1260 / $1280
Dólar Bolsa:$1242.3 / $1245.5
Dólar Contado con liquidación:$1259.8 / $1293.2
Dólar Mayorista:$900.5 / $903.5
Mundo
BOING EN UGANDA

Conociendo Uganda, “la perla del este africano”

Uganda se encuentra en la parte este del continente africano. Se trata de un país pequeño cuya población alcanza los 46 millones de habitantes. Sin conflictos internos de importancia, superó en 2021 elecciones turbulentas que dieron como ganador a Yoweri Musenevi, quien está al frente del país desde 1986 y culminará su mandato actual en 2026. De cumplirlo alcanzará los 40 años como presidente.

Conocida como “La perla del este”, aunque pudiera referirse a su fauna, flora, y demás bellezas naturales, el mote tiene que ver con la calidez de su gente. Según cuentan es la más cordial que pueda encontrarse en todo África. Y se nota, es inevitable caminar por sus calles y ser saludado amablemente, al distinguir con facilidad que se trata de un turista.

El polémico exministro de Seguridad de la provincia de Santa Fe, Marcelo Saín, popularizó la frase, “Uganda, parecemos Uganda”. Es posible que su temeraria definición pertenezca a tiempos pasados. Hoy con una democracia, discutible pero convalidada en las urnas, se vive con tranquilidad.

El país ha recibido refugiados de Ruanda y últimamente de Sudán del Sur, quienes atraviesan conflictos civiles. Claro que al preguntar por Musenevi nadie repara en elogios. Desde su independencia, otorgada por los británicos, el 9 de octubre de 1962 (el domingo cumplió 60 años), ha tenido 9 presidentes, algunos duraron días, otros meses.

Además del actual mandatario se destaca Milton Obote desde 1966 hasta 1971, derrocado por Idi Amín, quien mantuvo la presidencia hasta 1979, para retomar el poder en 1980 hasta 1985. “Esos sí que eran tiempos difíciles, desaparecían personas, mataban de manera cruel y se llenaban los bolsillos”, le contaban a Redboing algunos nativos de Entebbe, vieja capital de la colonia inglesa, hoy segunda ciudad en importancia.

A orillas del lago Victoria, en Entebbe, se levantan dos estructuras enormes. La primera es Victoria mall, un shopping con todas las marcas más importantes de Europa y Estados Unidos. Su propietaria es Janet (73 años, ministra de Deportes), esposa de Musenevi. Y a pocas cuadras se encuentra el Casino de Entebbe, con una serie de restaurantes, bares, y pubs, haciendo del lugar lo más exclusivo que se puede encontrar. Todo ese complejo es de Muhoozi (48 años, hijo mayor de Musenevi y candidato a sucederlo).

Contando la historia desde la mesa de un bar a orillas del Lago, Mutebe (38 años) acota, “Muhoozi, hace unos meses en redes sociales dijo que “dos semanas demandaría para él, es comandante del ejército, tomar Nairobi (capital de Kenia), en apoyo a un político opositor al actual presidente”. “Ellos se mueven así, hacen y deshacen a antojo”, agrega.

Mutebe habla perfecto español porque estudió, gracias a una beca, seis años ciencias del deporte en Cuba. “Idi Amín, fue un asesino, pero era patriota. Nada justifica su genocidio pero él pensaba en Uganda, con fanatismo ciego. Un ejemplo es que los Parques Nacionales (considerados de interés mundial por la Unesco) pasaron a tener nombres africanos en lugar de los ingleses. Cosa que con la llegada de Musenevi se revirtió”, dice.

Desde que se pone un pie en Uganda, es fácil toparse con gran cantidad de obras públicas como Aeropuertos, carreteras y emprendimientos inmobiliarios impactantes. Todo tiene que ver con un convenio realizado con China. El crecimiento del país es exponencial.

“Hoy todo el mundo tiene trabajo en Uganda, si quiere. Según sus estudios la paga alcanza los dos mil dólares, y para abajo lo que quiera pagarle quien contrata a alguien que no estudió, puede ser 300, 400 o 500 dólares”, cuenta con entusiasmo Mutebe.

En Uganda no conocen de ayuda social, la homosexualidad es castigada con la deshonra pública. Ante un acto que puede ser un beso entre hombres o mujeres, los pueden echar del lugar o pedir que se vayan y hasta pegarles. La educación no es obligatoria pero los padres saben que sus hijos deben estudiar, al menos en las grandes ciudades. El 80% es católico, cristiano y evangelistas (en menor cantidad) y también hay musulmanes. En el interior se destacan las tribus que se mantienen inalterables en costumbres desde tiempos inmemoriales. Entre ellas la temida tribu Caramallón, al oeste del país, viven aislados, no permiten visitantes, y mantienen el culto de tomar una mezcla tibia de leche de cabra con sangre de vaca, que los ayuda espiritualmente.

En el marco de las tradiciones Mutebe, a pesar de haber terminado una carrera universitaria, se considera miembro de la tribu Muganga y relata: “Tengo una beba de 15 días llamada Gabriela, con mi esposa. No estamos casados todavía, pero vivimos juntos. Cuando lo decidamos ella tiene que presentarme a sus padres y yo tengo que llevar regalos a la familia, puede ser dos vacas, cabras o algo por el estilo. Con el permiso del papá ya estaremos en condiciones de realizar la boda”, afirma.

“Algo que se dejó de lado en la tribu es que el hombre para ser considerado como tal debe matar un antílope y traerlo a casa para ser comido. Sobre eso agrega con una brillante sonrisa de por medio, “menos mal, no me gusta matar animales. Los amo”.

En sus calles las motos son un descontrol, hay miles y montan hasta cuatro personas si van con niños. La relación debe ser un casco cada 20 o más. Se utilizan también como taxi, y el precio se fija al partir, método para nada aconsejable por la temeridad con que se mueven. Sin violencia en las calles, con la mayoría de su gente trabajando, considerando que robar es una de las cosas más indignantes que puede hacer un hombre.

Para cerrar, se trata de un país en obras que crece al compás de las inversiones chinas, algunas rusas también, y la riqueza que representan sus parques naturales, pero eso es tema para más adelante.

Comentarios

5