Dólar

Dólar Oficial:$815.5 / $855.5
Dólar Blue:$1090 / $1110
Dólar Bolsa:$1097.9 / $1112.5
Dólar Contado con liquidación:$1085.3 / $1119.3
Dólar Mayorista:$799.65 / $839.57
Información General
EN RADIO BOING

Gauchito Gil: el santo pagano más popular de Argentina, que no necesita ser santificado

Este 8 de enero se recuerda un aniversario más del fallecimiento del Gauchito Antonio Gil. Para comprender sobre la vida de este personaje emblemático, popular y legendario profundamente cristalizado en la identidad argentina, Todo Pasa dialogó con José Humberto Miceli, antropólogo de Gabinete de Investigaciones Antropológicas de Corrientes.

En contacto con Radio Boing, el investigador José Humerto Miceli inició la charla, poniendo en el centro de la escena a el Gauchito Gil ya no como un personaje de relevancia nacional, sino continental, “hoy hemos observado reconocimientos a este santo popular, en Quito Ecuador o en Río Grande do Sul Brasil”, sostuvo el investigador.

Las velas alrededor de la figura del Gauchito Gil son una muestra de gratitud de sus cultores.

Al ser consultado sobre cuántos años se cumpliría en el día de la Fecha, desde que Antonio Plutarco Cruz Mamerto Gil Núñez (nombre de pila) se convirtió en este santo de culto popular, el especialista sostuvo que “en relación a la iniciación del culto, debemos calcular básicamente cien años. El inicio del culto se establece entre el año 22 y 25 según los relatos orales, todo es por transmisión oral en la que este individuo entre en la leyenda épica” indicó Miceli.

El especialista en materia de antropología, realizó un repasó respecto al contexto en donde se desarrolló la vida de este hombre oriundo de la provincia de Corrientes. Vale destacar que el personaje en cuestión atraviesa una grieta en donde, por un lado: “sus acciones son considerados delictivos y, por otro lado, una parte de la población lo considera un justiciero” manifestó Miceli en relación a las aguas por la que nada la figura del Gauchito Gil.

Luego de la guerra de la Triple Alianza, la provincia de Corrientes estuvo marcada por la presencia de dos partidos políticos tradicionales, el Autonomista y el Liberal, el primero identificado con el color rojo y el segundo con el color azul. Estos partidos, se disputaban el control territorial, político, económico y social de la provincia. En el interior del territorio cada facción se enfrentaba a través de los hacendados y sus peones el control del poder.

Fue así que Antonio Gil era integrante como gaucho soldado de una de esas facciones, una persona sobresaliente entre los gauchos que se estima que tenía entre 35 y 38 años al momento de su fallecimiento.

José Humberto Miceli, antropólogo de Gabinete de Investigaciones Antropológicas de Corrientes

Como se conforma la leyenda

Al ser consultado sobre cómo inicia la leyenda para luego convertirse en el santo popular que es hoy en día, el investigador aseguró “una de las cosas que se dice en el relato es que antes de una batalla el se recuesta sobre un árbol timbó que tiene el significado de ser uno de los arboles sagrados, él quedo dormido, en donde en sueño se le aparece un hombre de barba blanca que le dice que no luche más y que no ande matando las personas”.

Luego de ese sueño, según detalla Miceli, “él deserta a formar parte de las tropas de los hacendados. Se aparta de sus antiguos jefes que eran los terratenientes sin avisar ni solicitar la autorización lo que es tomado como un agravio ya que lo desautoriza como líder de tropa. Esto genera odio y resentimiento y ahí comienza la persecución hacia el Gauchito Gil” aseveró el especialista.

En diferentes puntos del país se rinde tributo al Gauchito Gil.
En diferentes puntos del país se rinde tributo al Gauchito Gil.

Al ser capturado y puesto a disposición de la justicia para ser ejecutado, “uno de los justicieros que lo llevaba detenido tenía un hijo que estaba mal de salud, a lo que Gil le dice si yo logró la redención voy a pedir por tu hijo para que se sane y se ponga bien, si esto pasa me tenes que depositar en una tumba y ponerme mi cruz le dice. Es un primer elemento de la religiosidad popular” manifestó Miceli.

“El segundo hito se da con una persona que llevaba unos bueyes para trabajar su tierra y los mismos se perdieron, entonces esa persona se recuesta sobre la tumba del Gauchito y al quedarse dormido tiene un sueño en donde una voz le dice donde estaban los bueyes y al encontrarlo este sujeto vuelve a la tumba del gaucho y agradecimiento volvió a realizarle un rezo y a prenderle una vela para la sanidad del alma del gauchito gil.”

Finalmente, otro de los hitos tiene que ver con un estanciero, indicó el investigador, “éste decidió correr la tumba y la cruz del gauchito gil de lugar y ese campo comenzó a tener malos rendimientos, cosechas flojas, los animales se morían y vive un escenario de desgracias. Ante esto, el estanciero lo volvió a ubicar de nuevo al guachito a su lugar anterior, y ese estanciero comenzó a tener una suerte diferente con la crianza de sus animales”.

Respecto a la relación con la iglesia oficial

“Él es lo que es, la iglesia católica tuvo que abrir sus puertas en corrientes porque 300.000 creyentes se acercan a venerar al Gauchito Gil”, aseguró Miceli. Los cultores “no necesitan que el papa lo venga a ungir” no es fundamental no hace a los cimientos de los cultures. “Y eso se ve reflejado en el lenguaje de la piel con los famosos tatuajes hay toda una semiótica con eso” aseguró el investigador.

El Gauchito impregnado en la piel de sus fieles es una constante aseguró el investigador Miceli.

El pacto en el concepto mágico religioso no se puede romper “si vos hacer un pacto con una deidad no se puede romper”. Es una deidad que tiene imperio, “si pasas por delante de tu rey no podemos no reconocerlo o tener una actitud despreciativa” puntualizó respecto a porque miles de personas reconocen el culto hacia el Gauchito Gil.

Escucha la nota completa

Comentarios

5