Dólar

Dólar Oficial:$890 / $890
Dólar Blue:$995 / $1015
Dólar Bolsa:$1024.3 / $1026.3
Dólar Contado con liquidación:$1056.3 / $1062
Dólar Mayorista:$868.5 / $871.5
Política

Iribarren, fiscal Regional 2°, mano a mano con RedBoing: “Hay que conocer el MPA, no alcanza con tener una visión por fuera para dirigirlo”

María Eugenia Iribarren, ‘Marita’ para los que han logrado una confianza con ella, termina su gestión como jefa interina de la Regional 2° del Ministerio Público de la Acusación (MPA), y busca un nuevo período y titularizar el cargo en el concurso que está llegando a su tramo final después de la conformación de las ternas que la tienen como protagonista. Comenzó con el desafío de recobrar la legitimidad y la credibilidad en la fiscalía rosarina después de los casos de corrupción de su antecesor Patricio Serjal, pudo organizar la instrucción sobre el delito complejo en la región y ahora va por más recursos para avanzar sobre las demás problemáticas y descomprimir las tareas burocráticas.

Durante la charla con RedBoing, propone una nueva metodología de elección de las autoridades del MPA, insta a la política a definir qué política de persecución penal quieren para la provincia y prioriza la diplomacia, aunque desliza algunas críticas al concurso que se lleva adelante por la falta de transparencia en la conformación de las ternas que dejaron afuera a figuras preponderantes de las investigaciones más difíciles de los últimos años.

Mano a mano con la mujer que puso paños fríos a una organización de la justicia que estaba en llamas, para entender el pasado, el presente y el futuro del Ministerio Público de la Acusación en la previa del envío de los pliegos que deben conseguir el aval de la Asamblea Legislativa para renovar las autoridades desde abril.

 

-Es el último mes de tu gestión a cargo de la Regional 2 como interina, ¿qué balance hacés de tu trabajo?

-En los dos años y medio que yo estuve como fiscal interina, el desafío era muy importante porque en primer lugar había que reconstruir la confianza desde la sociedad hacia la fiscalía, e incluso internamente desde los fiscales hacia la dirección, y creo que eso se ha logrado. Se dio un orden a las formas y al proceso de trabajo, mejoramos las condiciones laborales tanto de los fiscales como del personal, abordamos de otra forma la criminalidad organizada que es lo que más afecta y preocupa a la ciudad de Rosario, que lo vemos con los niveles de violencia que hoy tenemos con las tasas de homicidio, y hemos podido reconfigurar las formas de trabajo para abordar desde otra óptica fundamentalmente los homicidios, que son en el contexto de organizaciones criminales, para poder mejorar los niveles de esclarecimiento, no sólo del autor material sino de toda la organización que está detrás.

Pudimos también abordar la violencia armada, no sólo en homicidios sino también en balaceras y extorsiones, y pudimos vincular información dentro de la fiscalía que nos permitió trabajar con mayor conocimiento sobre el contexto criminal.

-En referencia a la renovación de los mandatos en el MPA, vos estás en uno de los nombres que quedó en la terna, ¿creés que tu alternativa es la mejor? ¿Por qué querés ser la fiscal regional, ahora titular?

-Yo simplemente me anoté pensando que era necesario una continuidad en la forma de trabajo que se viene haciendo, creo que siempre es necesario hacer una autocrítica y dar un salto de calidad que va a ser a partir de la incorporación de mayores recursos. Hoy tenemos un déficit de 15 fiscales en la regional de Rosario, que tienen que sumarse y están los pliegos pendientes de mandarse. A partir de eso se va a poder seguir trabajando y abordar de la mejor manera otro tipo de delitos que hoy no podemos.

Un ejemplo son los delitos contra la propiedad, para poder sistematizarlos de otra manera y mejorar la forma de trabajar con esto. Mi opción es para poder continuar con este trabajo que hemos hecho, pero las opciones que tiene el gobernador a disposición son personas que trabajan en el MPA, conocen la realidad del trabajo de los fiscales, aunque había otros fiscales que merecían estar en esta terna por el tipo de trabajo que hacen y la seriedad que tienen, pero estas son las tres personas que mandó el tribunal. Lamentablemente no aportaron los fundamentos de por qué hicieron esa selección, y corresponderá al gobernador elegir entre las opciones que tiene.

-¿Por qué creés que quedó afuera Luis Schiappa Pietra de ambas ternas?

-No te lo sé decir porque, en primer lugar, el jurado no dio fundamentos de por qué sobre los que superaban ampliamente elegían a los que elegían. Creo que esta decisión debería tener una fundamentación, pero en este caso no estuvo, y por eso no puedo hacer un análisis de eso. Además, sería imprudente porque sería hablar de algo que yo estoy formando en esa terna.

-La fiscalía general quedó una terna con la Auditora General, y dos jueces de Cámara, uno de Rosario y otro de Santa Fe, que no han formado parte del MPA. ¿Qué pensás al respecto?

-Creo que hubiese sido importante que haya una alternativa de quienes están conduciendo hoy el MPA y que conocen la realidad cotidiana de trabajo. Que sean dos jueces de Cámara y la auditora no le da la perspectiva global y el conocimiento completo de las fiscalías. Pero son las opciones que eligió el jurado y ahora queda en manos del gobernador elegir entre esas opciones que tiene.

-¿Suma que quien se haga cargo del MPA conozca la metodología de trabajo y los pormenores del organismo?

-Sí, por supuesto. La forma de trabajo que tiene hoy la fiscalía y las posibilidades dinámicas de readaptarse y adecuarse a las necesidades de trabajo y el abordaje de cada una de las problemáticas, sobre todo en una provincia tan extensa y con trazos tan grandes. Vos pensá que en la Fiscalía Regional 2°, no sólo es Rosario sino que es también Cañada de Gómez, Villa Constitución, Casilda y San Lorenzo, que es el tercer departamento de la provincia con más homicidios, después de Rosario y La Capital, y tiene más cantidad de causas que toda la Fiscalía Regional de Venado Tuerto. Cada una de las realidades son muy diferentes y las formas de trabajo son muy diferentes.

Y hay que conocer los recursos que se tienen a disposición y qué es lo que falta, qué es lo que necesitan los fiscales para trabajar adecuadamente. Sobre todo, hoy tenemos un gran déficit de trabajo policial y la capacidad de investigación de la policía, donde también en cada región es diferente y tiene contrastes muy importantes. La Regional 2° tiene más del 60% de toda la conflictividad penal de toda la provincia, pero en los lugares más chicos no se pueden desatender los problemas cotidianos. Son diferentes, pero no se los puede desatender, y los requerimientos locales también son distintos. Entonces, tener un conocimiento del funcionamiento del MPA y no una visión por fuera, donde a lo mejor se puede analizar una pequeña parte sin conocer el conjunto, creo que le va a llevar tiempo a quienes no están en el día a día poder conocer todas estas formas de trabajo, y poder entenderlas también.

-Uno de los postulados, el juez camarista de Santa Fe Roberto Prieu Mántaras, habló de que no es necesario investigar el Lavado de Activos en la provincia porque es un delito de competencia federal. Hay una discusión doctrinaria sobre el tema, ¿qué hay que hacer?

-Las organizaciones delictivas que funcionan en Rosario, que lo vemos y se visibiliza a través de las investigaciones de los propios fiscales, son organizaciones que giran alrededor de economías delictivas. O sea que escindir la parte económica es realmente quedarse corto en la complejidad del delito que hoy padece Rosario. Incluso la propia Corte de la provincia es la que ha convalidado la posibilidad de avanzar en esas investigaciones. Nosotros tuvimos en el caso Alvarado, que fue un juicio paradigmático y una investigación compleja a partir del homicidio que se llegó a condenar a toda una organización criminal que llevaba más de 10 años de estabilidad en la provincia y que tenía personal policial involucrado que también llegó a ser condenado, estuvo condenado por lavado de activos. La mayoría de los jueces locales, fundamentalmente de Rosario de primera y segunda instancia, aceptan esa posibilidad y entienden la dificultad que implica separar esas investigaciones.

Obviamente el Lavado de Activos es un delito federal cuando es autónomo, cuando está vinculado a delitos de competencia provincial escindir esa investigación realmente quita una parte completa de la totalidad de la organización que se está investigando.

-El mismo Prieu Mántaras habló de que el MPA es una estructura elefantiásica, ¿para vos está sobrepoblado el MPA o faltan recursos?

-No sé si fue eso lo que dijo, creo que se refirió particularmente a la estructura de la Fiscalía General. Pero sin lugar a dudas los recursos son muy limitados y muy escasos en la realidad que vivimos. Como tenemos un déficit de policías que pueda investigar adecuadamente con los fiscales, nosotros tenemos que asumir investigaciones desde el inicio y en su totalidad. Siempre son escasos los recursos y está claro cuando lo comparamos con otras provincias: Córdoba tiene una cuarta parte de los homicidios que tiene Rosario, y sin embargo tiene tres veces más estructura. La estructura de la fiscalía hoy no es suficiente, y con lo que hay hemos intentado adaptar parta trabajar de la mejor manera. Eso es lo que hicimos en Rosario, con los fiscales que había, reorganizándolos, de manera que puedan cubrir sus expectativas de crecimiento o especialización, 30 fiscales cambiaron de unidad y fueron partícipes de los cambios y se involucraron en generar una nueva modalidad de trabajo en distintas áreas de especialización de la fiscalía.

Siempre el salto de calidad va a ser con más recursos, como estamos podemos administrar y gestionar lo que tenemos, y la demanda es cada vez mayor, año a año aumenta, y nuestros recursos son pocos. Nosotros reclamamos y pedimos mayor cantidad de personal administrativo, ya que necesitamos una estructura estable que le quite trabajo administrativo a los fiscales para poder dedicarse a las investigaciones, a la litigación, a las audiencias, a los juicios, y no tener que hacerse cargo de la burocracia. Sólo el ingreso de 130 mil causas por año en Rosario, ese ingreso de legajos y la organización de los mismo lleva una estructura administrativa que tiene que tener pautas de trabajo estables, claras, y eso se logra con recursos humanos.

-En la apertura del año judicial en Rosario, el presidente de la Corte Daniel Erbetta dijo que ‘después de este concurso hay que rever la política de designaciones para el Ministerio Público de la Acusación’. ¿Estás de acuerdo?

-Yo creo que sí, que hay que replantearse las instituciones que la provincia quiere, cuáles son el nivel de seriedad y de profesionalidad que se pretende de cada institución, y el MPA es un actor fundamental en el diseño de las políticas públicas de la política de persecución penal. Por lo tanto, creo que tiene que haber un replanteo orgánico de cómo se piensa el MPA.

Se han hecho reformas aisladas, que no respondían a una sistemática de toda una organización, o de las leyes que regulan el MPA, y creo que todos los sectores políticos tienen que sentarse a pensar qué diseño de instituciones queremos y qué tipo de política criminal quieren habilitar que el MPA siga.

Comentarios

5