Dólar

Dólar Oficial:$900 / $940
Dólar Blue:$1480 / $1500
Dólar Bolsa:$1407.1 / $1417.7
Dólar Contado con liquidación:$1420.5 / $1424
Dólar Mayorista:$894.71 / $934.63
Política

Juan Cruz Cándido, mano a mano con RedBoing: “Todas las veces que este país jugó a todo o nada, fue generalmente nada”

Tras el triunfo contundente de Maximiliano Pullaro en las PASO santafesinas, su espacio construye con Horacio Rodríguez Larreta en la interna nacional de Juntos por el Cambio. El primer candidato a diputado nacional en la boleta de Santa Fe es un ladero del ex ministro de Seguridad provincial que formó filas en la cartera que condujo durante el gobierno de Miguel Lifschitz, y es de los dirigentes más contestatarios en redes sociales.

Juan Cruz Cándido no esquiva el debate. En un mano a mano con RedBoing explica el armado del pullarismo en la provincia, minimiza la dura interna que hubo con Losada, explica por qué eligieron a Larreta como el referente nacional y tensiona la relación entre la política y los consultores. “Cacu”, así lo llaman los amigos, genera repelencia en sus adversarios políticos, aunque no se achica ante los embates.

¿Cómo estás viviendo encabezar esta lista con Horacio Rodríguez Larreta?

Nosotros planteábamos, en su momento, que fue una decisión equivocada del gobernador, la de mezclar todos a las elecciones, porque se confunden los temas, las agendas, los planteos. Quizás lo hizo pensando que eso le permitía diluir sus responsabilidades de la situación provincial en el debate nacional. Creemos que la sociedad no ha caído en esa trampa y que ha dejado claramente expresado quiénes eran los responsables de estos años que vive la provincia de Santa Fe. Pero es una campaña, además, para bien de la gente, breve, porque el 16 de julio tuvimos la interna provincial, 13 de agosto tenemos la interna Nacional, y obviamente eso deja poco tiempo para poder hacer una recorrida en toda la provincia como nos gusta a nosotros, como estamos acostumbrados, para ir pueblo por pueblo, contándole a la gente las razones por las cuales, primero, tiene que acompañar a Juntos por el Cambio, y segundo, dentro de Juntos por el Cambio, a la lista de Larreta y de Morales, que es la lista que expresa la posibilidad no de ganar solamente, sino de ganar y gobernar al día siguiente.

¿Qué importancia tiene el radicalismo en esta fórmula, en esta construcción?

Bueno, el radicalismo tiene una importancia que viene creciendo, no solamente por su peso territorial, que viene recuperándose después de la crisis post-2001, sino porque sus dirigentes, sus planteos políticos, están ganando peso dentro de la coalición. Y eso es importante porque quiere decir que se va a gobernar, obviamente haciendo las correcciones que haya que hacer en la Argentina. Pero también nunca dejando de tener en cuenta la mirada de los que sufren, la mirada de los que necesitan una escuela pública de calidad, un sistema de salud público de calidad, que entendemos que obviamente hace falta la mayor libertad económica posible, pero que también hace falta una red pública de bienes y servicios que le permita a toda la gente tener igualdad de oportunidades.

¿Por qué el radicalismo no tiene un candidato a presidente? ¿Fue una decisión? ¿Se dio así la negociación?

La principal consecuencia del 2001 es que el radicalismo perdió un relato nacional. Y sin relato nacional, sin relato de país, vos no podés tener candidaturas nacionales. Gerardo Morales empezó a construir desde el Comité Nacional un relato de país. Se presentó un programa de gobierno de 800 páginas que aprobó la convención, que hicieron las fundaciones del partido, con referentes en todas las provincias. Eso empieza a construir un relato de país, es una propuesta de gobierno. Entendemos que, si se consolida este camino de reorganización del radicalismo, insisto, de darle al radicalismo una idea nacional, vamos a tener más temprano que tarde un candidato a presidente en condiciones de ser presidente de la República. En este caso, Gerardo, que está en condiciones de gobernar la Argentina, porque es un dirigente de mucha experiencia y de mucha trayectoria, entendemos nosotros, tomó la decisión más adecuada, que es trabajar para fortalecer dentro de Juntos por el Cambio.

Los han tratado de tibios en estos últimos días, como estrategia de la otra fórmula de la interna. ¿Qué responden?

Yo creo que hay una confusión, que se intenta demostrar como debilidad la responsabilidad. Yo entiendo y creo que tanto Larreta como Morales se imaginan gobernando la Argentina. Para quien se imagina gobernando la Argentina, aparece, sí o sí, una cuota de responsabilidad de comprender que hay cosas que se pueden plantear en campaña, que es fácil plantearla desde el punto de vista del Teorema de Baglini, pero que a medida que se acerca la responsabilidad de gobernar el país, obviamente que los planteos son diferentes, porque son sensatos, porque son certeros. Pero yo creo que subestiman a la gente los que creen que, a fuerza de eslogan, de golpe de efecto y de declaración rimbombante, van a ganar la elección. Porque la provincia de Santa Fe demostró que eso no alcanza y que eso fracasa, que la gente en los últimos días de la elección se pone a pensar en que quien está votando como candidato, en el fondo va a ser quien tenga que gobernar a cargo de los problemas del país. Y la verdad es que creo que la sociedad, mayoritariamente en silencio, está eligiendo una opción por la responsabilidad, por la mesura, por la profundidad de los planteos, por quienes ofrecen propuestas, por quienes ofrecen equipos, en síntesis, por quienes dicen qué quieren hacer, cómo lo quieren hacer y con quién lo quieren hacer.

La diferencia en las encuestas que se planteaban hace un tiempo, hoy ya no son tales, pero siguen algunos marcando como favorita a Patricia Bullrich. ¿Creen en esos números?

Creo que hay un voto silencioso, que es el voto por la responsabilidad. Hoy nos queda bien ser medido y responsable, porque parece que se juega a todo o nada a la Argentina, pero hay una enorme cantidad de gente, la gran mayoría de la gente, que quiere que la política se ordene y le meta menos ruido a la vida cotidiana, no que le meta más ruido a la vida cotidiana. No quiere más conflicto, no quiere más confrontación, quiere menos conflicto, menos confrontación, que alguien se ocupe de solucionar los problemas, que la dirigencia solucione los problemas y no que genere más problemas de los que hay. Esa gente creo que no se ve hoy estimulada a decirlo en público, porque parece que queda mal. Yo solamente le recuerdo a muchos que todas las veces que este país jugó a todo o nada, fue generalmente nada.

¿Cómo están viendo ustedes también la relación que tiene que tener el gobierno nacional con el próximo gobierno de la provincia de Santa Fe, que, aunque los votos hay que contarlos, parece que va a ser con Pullaro en la Casa Gris?

Como vos decís, los votos se encuentran también con la tarde y de a uno. O de a dos. Y vamos a trabajar desde acá al 10 de septiembre, todos los días, para sumar cada vez más santafesinos y santafesinas a esta propuesta que hacemos con Maximiliano Pullaro como gobernador. Nada está ganado, al contrario, hay que trabajar todos los días, todos los días arranca de vuelta.

Tenemos un compromiso de parte de Larreta y de Morales de asumir desde Nación la necesidad de no dejar a Santa Fe sola. No vamos nosotros a escondernos detrás de Nación, a esconder las responsabilidades. Santa Fe no puede pretender que Nación haga por Santa Fe lo que Santa Fe hace por su cuenta. Pero sí, que Santa Fe tenga las herramientas que le corresponde tener, ni más ni menos. Una provincia que aporta el 13% de los ingresos de la Argentina no pueden recibir solamente el 6. Uno comprende que el régimen de coparticipación, además es un régimen de distribución solidaria de los recursos y está bien, pero una cosa es la solidez y otra cosa es el abuso, otra cosa es prácticamente la expoliación a una provincia que tiene en su costa el polo portuario más grande del mundo en materia de cereales y de granos, y sin embargo para acceder a ese polo hay que atravesar caminos de tierra, caminos ripiados, muy pocas trazas viales en condiciones, las rutas nacionales destruidas. Bueno, esas cuestiones son las que nosotros vamos a hacer y hay un compromiso, no de resolverlo de un día para el otro, porque eso sería o irresponsable o mentiroso. Se decide trabajar en la solución de esos temas.

¿Hay un plan de seguridad ya diagramado?

Se van a redestinar 10.000 gendarmes que hoy están en la frontera y van a pasar al interior. Provincia de Santa Fe, centro sur de Córdoba, conurbano bonaerense. Vamos a mejorar, por ende, la cantidad de fuerzas federales, pero eso no alcanzaría. Lo que necesitamos es, y también se comprometieron a eso, darle al gobernador de Santa Fe la conducción de esas fuerzas, para que no pase lo que pasa hoy. A Perotti le preguntan cuántos gendarmes hay, qué están haciendo, dónde están, y no sabe responder ninguna de las tres cosas. Eso no le puede pasar a Santa Fe, no le va a pasar con Maxi. Y además dos planteos de cuestiones legales. La primera es la ley de extinción de dominio, que la vamos a llevar al Congreso para sacarle a las economías del derecho los bienes que producen a través de estas actividades como puede ser el narcotráfico, también el lavado de activos o también la corrupción política. Y con esos bienes y con esos recursos, lo que hacen es tener más posibilidades de comprar impunidad. Segundo, acelerar, el Congreso es parte del Consejo de la Magistratura, acelerar la designación con nombre y apellido de los jueces y los fiscales cuyos cargos fueron creados y que todavía están vacantes, federales. Y también acelerar la transición del sistema actual al sistema acusatorio en materia de investigación penal.

¿Qué relación debe tener el Ministerio de Seguridad con la justicia? Hoy es distinta a la que había durante la gestión de Pullaro al frente de la cartera.

Hay que recuperar la cooperación. ¿Qué quiere decir esto? Que había un Poder Ejecutivo, un Ministerio de Seguridad que cumplía o intentaba cumplir de la manera más acabada posible su rol de auxiliar del Ministerio Público de la Acusación. Eso quiere decir que el Ministerio Público de la Acusación ordena y a su vez dispone de recursos, que si no los tiene se los auxilia en ese sentido el Ministerio de Seguridad, que el ministro de Seguridad intenta también desde el Estado trabajar en la ponderación de cuál es la política criminal, eso hay que conversarlo. Por eso estaban acá las mesas de abordaje multiagencial para evaluar entre todos los actores que gobiernan el territorio, cuál es la prioridad para pacificar los territorios. Bueno, eso viene con mucho diálogo, pero también con mucha cooperación, no dejando solos al Ministerio Público y a la ciudadanía. Tienen que tener los recursos que requieren con la menor injerencia posible en otras materias, pero en lo operativo hay que tener mucha cooperación, si no es imposible. Si no, hoy un fiscal en nuestra provincia trabaja de fiscal, secretario, ordenanza, asistente, saca fotocopias, eso no puede pasar. Los fiscales tienen que estar empoderados, desde luego, siempre y cuando tengan conducción, conducción dentro del MPA. Y tiene que haber un empoderamiento del MPA como institución. No fiscales individualmente empoderados, sí como institución.

El frente Unidos quedó representado por un dirigente de cada fuerza en la provincia. ¿Cómo ven eso?

La gente ordenó con el voto lo que hubiera sido el acuerdo político más virtuoso, que no se pudo lograr. Pero la gente lo terminó ordenando, porque representa cada una de las categorías a la pluralidad que convive en Unidos para Cambiar Santa Fe, el radicalismo con el candidato a gobernador, el PRO con la candidata a vice, el socialismo con la primera diputada. Y seguida del socialismo un radical como José Corral, otro como Dionisio Scarpín. Entonces nos parece que es una buena manera de que haya la representatividad puesta sobre la mesa de elecciones ese domingo, sobre la boleta única. Creo que la gente por ahí es mucho más inteligente que los dirigentes.

¿Quedó en el pasado la campaña belicosa, la campaña degradante hacia la figura de Pullaro?

Yo no sé quién fue el responsable a esta altura del partido. Creo que ya es una respuesta de un tema que no vale ni siquiera la pena discutir. Leí una nota el otro día a este consultor, donde el consultor decía que no creía en las acusaciones que se hacían contra Pullaro, que nunca las había creído y que no las cree. Pero también decía algo que era importante: “Le quisimos hacer creer a la gente algo que la gente sabía que no era así”. Insisto, la gente es más inteligente que muchos consultores, que muchos políticos, que muchos dirigentes, que muchos armadores. Y la realidad aparte no se arma en una mesa de rosca de café, la realidad se arma en la calle, pueblo por pueblo, construyendo en el territorio, hablando con los ciudadanos, con las instituciones, con los dirigentes. Los que creen que se sientan en una mesa de café como si fuera un TEG y hablan de departamentos, provincias y qué sé yo, están fuera de registro. E insisto, la gente siempre te pone en el lugar que te tiene que poner.

¿Molesta que no haya habido una foto de unidad como hubo en el resto de los espacios políticos?

Tengo entendido, quizás cuando vuelva Losada a la provincia habrá foto, pero hasta ahora por la provincia no anduvo, así que es difícil que se pueda producir esa foto.

Bien, para cerrar, ¿quiénes te acompañan en la lista?

En la lista me acompaña Verónica Razzini, empresaria rosarina, Gerardo Colotti, de la Coalición Cívica de Cañada de Gómez. Cuarta está Carolina Piedrabuena, de la UCR de la ciudad de Santa Fe, y fue secretaria de Administración Financiera de Miguel Lifschitz en Educación. Quinto, el ex canciller Jorge Faurie.

Comentarios

5