Dólar

Dólar (Rosario):$ / $
Dolar Blue:$235,00 / $238,00
Dolar turista:$214,71
Dolar Contado con Liqui:$246,00 / $248,71
Dolar Bolsa:$244,340 / $241,810
Argentina

“Garganta profunda”, la película porno mencionada por Alberto Fernández

Durante el lanzamiento del III Foro Mundial de Derechos humanos en la Casa Rosada, Alberto Fernández sumó este lunes otro furcio a su historial y generó risas en todo el auditorio cuando intentando nombrar a la agrupación “La Garganta Poderosa” dijo “La garganta profunda”, una conocida película porno de 1972.

“Ahí veo a compañeros de garganta profunda, como él miles”, expresó. Y se corrigió inmediatamente: “Profunda no. Poderosa, pero profunda también eh, porque la verdad que nos enseñaron en esas revistas muchas cosas que eran ocultas en otros medios”, agregó entre risas.

Garganta profunda

La película se estrenó en el año 1972 en Nueva York, con el protagónico de Linda Lovelace, una actriz mito en el porno, con una capacidad de realizar felaciones atribuidas por esos años solamente a prostitutas muy caras. Entre los primeros espectadores de la polémica película se encontraban figuras de alto nivel como Frank Sinatra y el vicepresidente de Estados Unidos, Spiro Agnew.

A pesar de debutar en una época donde las leyes contra lo obsceno eran extremas, la película se convirtió en un fenómeno de taquilla y algunos estiman que la película recaudó más de 600 millones de dólares.

Polémica

Garganta Profunda sedujo a los espectadores con la incorporación de una trama real y el desarrollo de los personajes. Pero, sin dudas, Linda Lovelace era la estrella convocante y aun así recibió solo 1.250 dólares por protagonizar la película.

El filme tenía una trama entre surrealista y bizarra. Linda Lovelace interpretó a una mujer sexualmente insatisfecha cuyo clítoris, perdido hace tiempo, es encontrado por un médico enterrado en su esófago, lo que provoca largas y aburridas escenas de felación con varios hombres.

Garganta Profunda provocó una feroz reacción tanto de feministas como de grupos religiosos, algo que atrajo la atención del FBI. A partir de esto, el director, Gerard Damiano, fue arrestado y la película fue prohibida durante los juicios por obscenidad que, en paralelo, aseguraron que más personas estuvieran ansiosas por verla.

Cincuenta años después, algunos la consideran un hito en la revolución cultural y sexual de Estados Unidos y otros sostienen que la película preparaba el camino para la proliferación masiva de la pornografía, la explotación y la cosificación.

Comentarios