Dólar

Dólar (Rosario):$ / $
Dolar Blue:$235,00 / $238,00
Dolar turista:$214,71
Dolar Contado con Liqui:$246,00 / $248,71
Dolar Bolsa:$244,340 / $241,810
Todo Show

Maratón de estrenos: nueve pelis llegan esta semana a Rosario

La gran novedad entre los nueve estrenos de la semana es la historia basada en Luana, la primera niña en obtener el dni con su identidad de género asumida. “El Secreto de Maró”, “Lo inevitable”, “La vida dormida”, “El caso Collini”, “Rock Dog 2, “Espíritus Ocultos”, “Free!. The Final Stroke” y “Terremoto 8.5” son los otros ocho nuevos films que llegan a las pantallas de la ciudad.

 

“Yo nena, yo princesa”


“Mi nombre es Gabriela Mansilla, tengo una hija trans de casi 6 años, haré como madre todo lo que esté a mi alcance y más para lograr que mi hija esté insertada en la sociedad”, se le escucha decir a Eleonora Wexler, en la piel de la mamá de Luana. El filme de Federico Palazzo versiona el libro de Gabriela Mansilla acerca de su hija Luana, la primera niña trans del mundo que recibió su documento de identidad de acuerdo a su autopercepción de género, según la ley de Identidad de Género sancionada en 2012. El relato cuenta la historia de una pareja (Eleonora Wexler y Juan Palomino), padres de mellizos (Isabella G. C. y Valentino Vena), en donde uno de los chicos no se identifica con el género que le asignaron al nacer. Desde el principio la madre trata de entender qué le pasa con su hije y a la problemática que atraviesa a su familia, mientras que en paralelo busca ayuda para que se le respete su identidad de género, en tanto su esposo no entiende y es el que se resiste a la decisión de uno de sus hijos de considerarse una nena. En el Monumental.

 

 

“Lo inevitable”

Juana Viale como protagonista de un film de terror apocalíptico, junto a Luciano Cáceres como actor y productor, es otro de los estrenos de la semana. sigue la historia de una familia que bajo la influencia de profecías que anuncian el fin del mundo se refugia en una antigua casa de campo durante las horas previas al supuesto Juicio Final, con la inquietante aparición de un intruso que pretende ingresar con ellos al refugio. Si bien es una producción independiente, sobresale la perfecta ambientación de la película. La propuesta de género, volcada al terror religioso y sobrenatural de época popularizada en los últimos años por trabajos recientes como “La Bruja” (2015) y “El Faro” (2019) del estadounidense Robert Eggers y el universo de “El Conjuro” (2013-2021) del australiano James Wan, reúne a un elenco conformado también por Luciano Cáceres, Daryna Butryk, Javier Godino y Carlos Portaluppi, y está escrita y dirigida por Fercks Castellani.

La producción se destaca por su gran despliegue visual y virtud atmosférica, a cargo del experimentado director de fotografía Eduardo Pinto, además de una esmerada producción centrada en la dirección de arte que traslada al público con su ambientación a mediados del siglo XX. La cinta fue realizada por Lunfardo Films y Eusebia en la Higuera, la productora que integra Luciano Cáceres. En el Showcase.

 

 

“El Secreto de Maró”

La cámara sigue de cerca a Maró (Aleandro), una sobreviviente que buscó refugio en la Argentina y ahora, a los 90 años, es la cocinera de un club de barrio, donde prepara platos típicos de su país. No tiene el mejor humor ni ningún familiar cerca. Lo que sí tiene es un secreto y muchos recuerdos, entre otras perlitas de un guión que le entra a la historia desde un alma en pena.

“Ya la vi, la vi una sola vez y me encantó. Y eso que es difícil que me guste desde el vamos una película en la que estoy yo”, regala a lo Norma, con el manual de la exigencia en el radar de su autocrítica. Rodada en la previa a la pandemia de coronavirus, la película tiene la mejor promoción en boca de su protagonista: “Tanto el guión (también de Magnone) como la dirección, que es inteligente y profunda, suavemente nos van contando cosas terribles. Y termina, incluso, en una historia de amor de gente grande, cosa que en general no sucede en cine”. El secreto de Maró es el segundo largometraje del director que debutó en 2015 con Subte-Polska. El elenco se completa con las actuaciones de Manuel Callau, César Bordón, Héctor Bidonde y Florencia Raggi. La película marca el regreso al cine de Norma Aleandro. Su último trabajo fue en 2016 en La valija de Benavídez de María Laura Casabé. En el Hoyts.

 

 

“El Caso Collini”

El caso está resuelto en la primera escena. Aunque no vemos exactamente lo sucedido queda claro que Fabrizio Collini (Franco Nero) asesinó a sangre fría a Jean-Baptiste Meyer (Manfred Zapatka). Pero la intriga de la película no está en saber quién cometió el crimen sino en porqué lo hizo.

Averiguarlo será tarea del joven e inexperto abogado defensor (Elyas M’Barek) que tiene la difícil tarea de extraer información del parco Collini (genial actuación del protagonista de Django). Como buen cine clásico la cosa se complica cuando, luego de tomar el caso, el protagonista descubre que la persona asesinada es su tutor, el amable y respetado hombre que se hizo cargo de él ante la ausencia de su padre biológico. El dilema ético y moral se suman a la titánica tarea de defender al asesino de su mentor. Con esta premisa contundente avanza la película desde la narración clásica en sus dos líneas determinantes: una trama principal del orden social, en paralelo con una trama personal. Ambas se fusionan en el final, complementándose una con la otra.

Como su nombre lo indica, El caso Collini (Der Fall Collini, 2019) pertenece al siempre efectivo subgénero de juicios o thriller judicial. En el tribunal accedemos a esa información reveladora junto al resto de los presentes en la sala. Claro que si uno observa con detenimiento la escena de la autopsia, segunda o tercera en la película, podrá inferir que medio rostro de Jean-Baptiste Meyer denota un lado monstruoso del difunto que los numerosos flashbacks fundamentarán luego, tanto a nivel narrativo como simbólico. La película también se suma a la larga lista de films alemanes de revisionismo histórico con el fin de plantar postura de la sociedad alemana frente al horror del holocausto. El papel determinante del sistema judicial alemán para exonerar jerarcas nazis es puesto sobre la mesa. La mea culpa alemana en este tipo de relatos no es novedad, pero cuando el cuento está bien contado, el fin no importa tanto como el recorrido gratificante por la trama, que se gana su oportunidad. En el Showcase y Del Centro.

 

 

“Free!. The final stroke”

“Free!” es una de las franquicias de anime más populares de los últimos años, en especial gracias a la pulidez técnica que lucen siempre todos los trabajos de marca Kyoto Animation. Asimismo, si anteriormente se habían anunciado planes para una serie de nuevas películas de la IP, entre las que encontrábamos una recopilatoria, tenemos “Free!–the Final Stroke–”. Haruka Nanase es un nadador nato que se encuentra en un punto de su vida donde hay más preguntas que respuestas. Los amigos que fomentaron lazos a través de la natación con esfuerzos inigualables día a día. Ahora son solo sombras de su pasado. Finalmente, el niño se convierte en un joven adulto. La silueta de sus compañeros que anduvieron por caminos separados converge. Y con todos los sentimientos en el pecho, el escenario a desafiar será “el mundo”. En Cinépolis.

 

 

“Rock Dog: Renace una estrella”

Un año después de los eventos del Rock Dog original, Bodi y su banda, True Blue, se han vuelto famosos localmente en el pueblo de Snow Mountain, ¡incluso tienen fanáticos devotos! Pero cuando un magnate de la música llamado Lang les da la oportunidad de hacer una gira con la sensación del pop Lil ‘Foxy, Bodi y sus amigos aprenden que la fama tiene un precio y, en última instancia, descubren que solo si te mantienes fiel a ti mismo puedes desatar el poder del rock’. n ‘roll! En el Showcase, Hoyts, Cinépolis, Monumetal y Del Centro.

 

 

“La vida dormida”

La nieta de Juan Gabriel Labaké, apoderado de Isabelita y ferviente dirigente menemista, reconstruye la historia de su familia a partir de reveladores videos caseros. Documental de Natalia Labaké que tuvo su estreno mundial en la sección Luminous del International Documentary Filmfestival Amsterdam (IDFA), es una obra construida a partir de imágenes caseras, algunas registradas durante finales de los años 80 y principio de los 90, y otras cercanas a la actualidad, que dialogan entre sí para ejercer una mirada crítica sobre el patriarcado político y el rol de la mujer.

Siguiendo la línea estética de obras como El silencio es un cuerpo que cae (2018), Silvia (2019) o Esquirlas (2020) de ahondar en el pasado familiar a través de las imágenes que sus propios integrantes capturaron para desde lo personal interpelar lo colectivo, Labaké, a diferencia de los anteriores trabajos, no funciona como una protagonista presente, sino que deja que sea el propio registro audiovisual, a través de un hábil montaje alternado, el que provoque la interpelación y genere las preguntas. Juan Gabriel Labaké, abuelo de la realizadora, es un abogado, nacido en Córdoba, pero radicado en Buenos Aires, que tuvo como clientes a Isabel Martínez de Perón y a Zulema Yoma, ex esposa de Carlos Menem a quien asesoró y con quien compartió boleta electoral. Está casado con Haydee, también militante peronista, que registró con su cámara, a modo de recuerdo familiar, y sin proponérselo, el ascenso de su marido y una época signada por la pizza y el champán. Años más tarde Natalia, nieta del matrimonio, es la que filma, no a su abuelo, sino a las mujeres de la familia, centrando su mirada en su hermana Agustina y su tía Bibiana, una con trastornos de ansiedad, y la otra internada en un geriátrico, actrices, cómo Haydee, muy de reparto en los videos familiares de antaño y protagonistas en la nueva historia.

Pasado y presente se interpelan en este documental donde las imágenes se cruzan, chocan y confluyen para mostrar a través de las mujeres de esta familia, por lo general fuera del campo visual, por un lado, la visión machista y patriarcal de la clase política, en donde éstas funcionan como acompañantes y no como figuras centrales, mientras que por otro funciona como testigo de una época, dorada para algunos pocos, y obscura para muchos otros. En El Cairo.

 

 

“Espíritus ocultos”


Dicen que es la peli de terror más exitosa de la temporada – y la más terrorífica- llega este jueves a los cines de la mano del aclamado director Scott Cooper (Corazón rebelde, Hostiles) y del maestro del terror Guillermo del Toro (La forma del agua) llega esta historia. En un aislado pueblo de Oregón, una maestra de escuela secundaria (Keri Russell) y su hermano (Jesse Plemons), el sheriff del pueblo, se involucran con un enigmático alumno de ella (Jeremy T. Thomas) cuyos oscuros secretos conducen a aterradores encuentros con una legendaria criatura ancestral. Basado en el cuento “The Quiet Boy”, de Nick Antosa, el guion fue escrito por C. Henry Chaisson & Nick Antosca y Scott Cooper. La película es una producción de Guillermo del Toro, David S. Goyer y J. Miles Dale. En el Showcase, Hoyts, Cinépolis y Monumental.

 

 

“Terremoto 8.5”

Cine catástrofe coreano. 

 

Siempre una buena película sobre tsunamis, terremotos o huracanes, contiene una sólida trama (conflicto + resolución) y efectos especiales de asombrosa espectacularidad. En medio del boom masivo de Parásitos (Parasite, 2019), y tras el éxito actual de El juego del calamar (Squid Games), los productos de estas tierras son de consumo obligado para gran parte de los espectadores.

Terremoto 8.5 (Baekdusan, 2020) combina los desastres naturales con el drama social/familiar coreano. Pero, sin profundizar tanto en esto último, nos regala un juego de espías poco común y super entretenido. El film nos mareará con varios detalles absurdos y decisiones incoherentes, pero logrará mantenernos pegados a la pantalla. Un show cargado de acción, humor y alguna que otra exageración a lo Rápido y Furioso (Fast & Furious). Los primeros cinco minutos son para agarrarse fuerte de los asientos. Con una cámara dinámica, nos trasladamos al lugar en donde un terremoto comienza a destruir casas, edificios, rutas y todo lo que está a su alcance. Las corridas de la gente y los rostros desesperados se hacen presentes para introducirnos en lo que vamos a ver de ahora en adelante. Luego, todo se mantiene en un ritmo pausado que permite que los destellos frenéticos generen un fuerte impacto a la vez que se desarrolla una trama política.

Con Lee Byung Hun, la estrella de El juego del calamar, como protagonista, la película no profundiza en las secuelas de este desastre. Al contrario. A lo largo de las (extensas) dos horas de cinta veremos, casi en tiempo real, lo que genera la erupción de un volcán. Un deleite para los apasionados del cine catástrofe, los seguidores de Michael Bay (Transformers) y Roland Emmerich (El día después de mañana) o los que quieren que el cine coreano se asemeje a Hollywood.

 

 

Fuente: Télam. Los Andes. Escribiendo Cine.

Comentarios