Dólar

Dólar Oficial:$913 / $913
Dólar Blue:$1210 / $1230
Dólar Bolsa:$1177 / $1180.4
Dólar Contado con liquidación:$1209 / $1218.7
Dólar Mayorista:$891 / $894
Región

Allanamientos a KPMG por Vicentín: no apareció material de interés y dudan del objetivo de un acreedor

En el marco de la investigación sobre la situación contable de Vicentin, en el transcurso de la última semana se realizaron una serie de allanamientos sobre la consultora responsable de uno de sus balances. A pesar de los procedimientos ordenados por el fiscal de la Unidad de Delitos Complejos y Económicos, Miguel Moreno, las primeras informaciones marcan que no se encontró material que comprometa a ninguna de las firmas.

Se trata de la consultora internacional KPMG, que en Argentina tiene sede tanto en Rosario como en Puerto Madero. La investigación penal, paralela al concurso que está frenado por un pedido de avocación a la Corte ante el inminente acuerdo entre las partes, se da en el marco de una denuncia por supuesta estafa, que fue realizada por uno de sus acreedores más hostiles. La embestida en este fuero, sin embargo, podría tener un trasfondo un poco más complejo.

Quien realizó la denuncia es una empresa que en su momento adquirió un crédito por parte de Vicentin por $10.000. Lo llamativo es que la firma Olsen prácticamente tenía asegurado cobrar su deuda, ya que se trata de uno de los acreedores más pequeños y está dentro del rango de quienes recibirán el 100% de la acreencia. La incógnita, entonces, pasa por saber por qué continúa intentando conseguir la quiebra cuando con el acuerdo firmado resolvía su situación.

Las oficinas de KPMG en Rosario, ubicadas en Puerto Norte.

Desde la representación legal de Vicentín creen que la finalidad de dicha maniobra es conseguir que se declare el salvataje -cramdown- de Vicentin ya que habría un grupo de empresarios poderosos dispuestos a quedarse con la firma, y usan a Olsen como herramienta para involucrarse tanto en la causa del concurso como en la penal.

En este marco, los primeros allanamientos a la consultora KPMG, responsable de las auditorías a los balances, no arrojaron resultados positivos. En su sede de Rosario, al menos, quienes estuvieron a cargo del operativo no encontraron ningún elemento que pueda comprobar -ni siquiera insinuar- que haya habido alguna maniobra extraña en su labor.

Desde la sede local se realizaron las auditorias sobre los números de la firma FRIAR, mientras que desde Puerto Madero se realizó la revisión del balance de la firma Vicentín SAIC.

Comentarios

5