Dólar

Dólar Oficial:$885.5 / $885.5
Dólar Blue:$985 / $1005
Dólar Bolsa:$996.09 / $1000.6
Dólar Contado con liquidación:$1030.6 / $1038.6
Dólar Mayorista:$863.5 / $866.5
Opinión

La pelota en la Legislatura: los pliegos, las sorpresas y el futuro del MPA

Esta semana Omar Perotti envió los pliegos para renovar las autoridades del Ministerio Público de la Acusación (MPA) y sorprendió con la selección de algunos nombres. Del menú de ofertas que llegaron a su despacho, en líneas generales optó por los más calificados para cada uno de los cargos, supo repartir el poder entre los distintos actores y tiene buenas perspectivas para que todos sean aprobados en la Asamblea Legislativa. Las repercusiones, el análisis general y los desafíos para este tercer mandato del nuevo organismo de persecución penal en la provincia. 

El gobernador armó un equipo de trabajo para poder llevar adelante este proceso y fue junto a ellos que tomó la decisión en cada uno de los cargos que debía enviar tanto para el MPA como para el Servicio Público de la Defensa. El diálogo con los distintos actores de la política se fue cortando de a poco, y el llamado intimidatorio de Rafael Gutiérrez a Pablo Farías previo a una sesión hace 15 días atrás terminó de romper las negociaciones que se venían gestando con las fuerzas. 

A partir de ese episodio lamentable, tuvo la libertad de poder seleccionar con su propio criterio y el que le imponía su grupo más cercano de confianza. El mismo Perotti vio cada una de las exposiciones que fueron emitidas en vivo por YouTube -y que luego quedaron colgadas en el canal de la Provincia- y eligió en base a las cualidades, los antecedentes, las exposiciones, entendiendo que era necesario un equilibrio para poder tener el aval legislativo una vez enviados los pliegos.

María Cecilia Vranicich, la mujer del pliego enviado por Perotti para suceder a Baclini en el cargo de fiscal General. 

El nombre de María Cecilia Vranicich para conducir a partir del 20 de abril el MPA es una salida por arriba a una discusión de poder que se venía gestando entre Rosario y Santa Fe, pero también entre peronistas y radicales. Roberto Prieu Mántaras representaba los poderes de la Corte y el peronismo santafesino, mientras que Javier Beltramone era el delfín del radicalismo rosarino vinculado a Julián Galdeano. La actual Auditora General zanjó esa disyuntiva entre los dos camaristas penales, y se entiende que el socialismo es el más conforme ya que fue funcionaria del Ministerio de Justicia que condujo Héctor Superti durante el proceso de conformación del sistema acusatorio en la provincia. Será la primera mujer a cargo del organismo si consigue el aval legislativo.

Además, en Rosario llegó la mayor de las sorpresas sobre esta decisión tan compleja. El pliego enviado fue el de María Eugenia Iribarren, actual fiscal Regional interina, por sobre Miguel Moreno. Por este último pujaban distintos poderes reales vinculados a las grandes corporaciones económicas de la ciudad de Rosario, y seguramente traiga consecuencias tanto en las relaciones de la Casa Gris con ellos, como así también con muchos senadores que no querían que continúe esta gestión -que tuvo que apagar los incendios que dejó el corrupto Patricio Serjal y reorganizar los trabajos ejecutivos y burocráticos en esta circunscripción- que le permitió a dos fiscales investigar a la política.

Desde los antecedentes laborales y académicos no había dudas de que la interventora era la adecuada, como así también después de leer los proyectos de cada uno y escuchar sus exposiciones. Pero las presiones que llegaban por evitar que sea ella y por intentar instalar al fiscal de Delitos Económicos hacían pensar que era probable que el gobernador se incline por él, pero no fue así. Por Iribarren no pedía nadie: ni los poderes reales, ni los distintos bloques de la política, ni siquiera la Corte. Es 100% una decisión de Perotti. 

María Eugenia Iribarren buscará titularizar el cargo de fiscal Regional 2° por 5 años.

Esto puede traer consecuencias en las relaciones del gobernador, aunque tampoco se vislumbran grandes pases de facturas teniendo en cuenta el corto plazo para que inicie el proceso electoral. La política va a entrar en una agenda paralela a la de las pujas judiciales y será, seguramente, un borrón y cuenta nueva para todos. Además, las rencillas con los senadores peronistas y parte de la justicia vinculada a Gutiérrez quedaron en el pasado, al menos por ahora. 

Hablando de equilibrio, sorprendió también el envío del pliego de Estrella Moreno Robinson. Competía con Gustavo Franceschetti, defensor Público de Rosario, y era el número puesto para el cargo por sus antecedentes, su proyecto y su exposición. Sin embargo, la mujer ganó la pulseada por sobre el “Colo”, como lo conocen en los pasillos del Centro de Justicia Penal. Ella es una persona vinculada a los sectores de poder de la Corte, y ese seguramente es uno de los factores principales en búsqueda del equilibrio necesario en la confección de ambos sistemas. Pero, además, Franceschetti es un erudito del derecho que, muchas veces, toma decisiones individuales y eso lo podría convertir, en el futuro y empoderado, en un lobo suelto. Esa personalidad también pudo haberle jugado en contra a la hora de la selección final. 

En el reparto, el radicalismo vinculado a Maximiliano Pullaro seguramente estará conforme por la Regional 4°, de Reconquista, donde continuará Rubén Martínez, por quien él y su asesora en temas jurídicos que fue parte del jurado del concurso pidieron. Inclusive, la Regional 3°, de Venado Tuerto, será representada si se aprueba el pliego por Matías Merlo, quien es cercano al senador Lisandro Enrico y parte del equipo del ex ministro de Seguridad. 

Además, tanto Jorge Nessier, el nombre seleccionado para la Regional 1° de Santa Fe, y Orlando Toniolo buscará la aprobación de la Asamblea para la Regional 5° de Rafaela. Ambos son personas vinculadas al poder judicial de Santa Fe y, junto a la defensora, son nombres que calman las aguas en el palacio de Justicia. 

Gutiérrez, el ministro de la Corte provincial que pujaba por Prieu Mántaras. Foto: Farid Dumat Kelzi

Más allá de los nombres y a quiénes representarán, hay debates pendientes sobre el joven sistema acusatorio que tenemos en la provincia. Si exacerbamos el poder que tienen los fiscales del MPA, corremos el riesgo de que la persecución penal se convierta nuevamente en inquisitiva. El rol de los jueces orales, como actores fundamentales para controlar las garantías de los procesos judiciales, va a ser fundamental en este tercer mandato del organismo. Vimos en estos años casos penales mediáticos que se tornan peligrosos, porque el protagonismo de los fiscales en los medios tiene que ser plasmado en las causas que se investigan, y no solamente en silogismos e indicios verosímiles en las declaraciones a la prensa. 

Eso no quita que tenemos fiscales que se juegan el pellejo todos los días en investigaciones complejas de bandas delictivas que afectan y azotan con el flagelo de la violencia armada a a la ciudad de Rosario, y que ven trabas políticas y burocráticas muchas veces durante los procesos. Pero es un llamado de atención, también para nosotros, por qué conocemos más a los fiscales que investigan que a los que toman la decisión final e inciden sobre el futuro de las personas. 

El proceso de renovación de las autoridades del MPA llega a su fin, aunque tuvo sus ruidos en los comienzos. Celia Arena, la ministra de Gobierno, y su equipo de trabajo sacaron a flote un barco que parecía hundido al inicio del proceso del concurso tras la salida del secretario de Justicia por la aparición de algunos audios con Saín, y el pedido de parte de la oposición de suspender todo. La directiva de Perotti para llegar al final fue que se apeguen al reglamento, para no dar lugar a las impugnaciones, garantizar las transparencias a partir de que las entrevistas sean actos públicos y transmitidos por streaming, y que estudien y conozcan todos los perfiles. Él mismo en persona vio todas las entrevistas de los ternados antes de tomar la decisión final. 

Más allá de las negociaciones lógicas, el sistema acusatorio santafesino debe seguir creciendo y fortaleciéndose desde los presupuestos otorgados para ser parte de la solución a los flagelos que vivimos los rosarinos. Que sea un espacio de convicciones y compromiso, y no sólo una bolsa de trabajo para que los políticos consigan cargos, depende de los hombres y mujeres que lo integren. El deseo que todos tenemos es que las nuevas autoridades sean parte del progreso que se necesita. 

Comentarios

5