Dólar

Dólar Oficial:$885.5 / $885.5
Dólar Blue:$985 / $1005
Dólar Bolsa:$996.09 / $1000.6
Dólar Contado con liquidación:$1030.6 / $1038.6
Dólar Mayorista:$863.5 / $866.5
Policiales

Un narco colombiano cayó en Madrid por los 1600 kilos de cocaína que se encontraron en un galpón en Rosario

La tonelada y media de cocaína encontrada en Empalme en 2022.

Esta semana se produjo una noticia policial que volvió a poner a Rosario en el mapa del tráfico internacional de estupefacientes, aunque la novedad no ocurrió aquí sino a diez mil kilómetros de distancia. Es que Interpol capturó en Madrid a un colombiano que estaba prófugo de la justicia y que está acusado de haber estado detrás del cargamento de más de una tonelada y media de cocaína que la DEA y la Policía Federal detectaron en agosto de 2022 en un galpón de Empalme Graneros, en la zona noroeste de la ciudad.

El detenido es Álvaro Antonio Ramírez Duque, que tenía pedido de captura internacional firmado por el juez federal de Campana, Adrián González Charvay. Es el segundo narco colombiano que cae por esta investigación, que nació con el hallazgo del maryo cargamento de cocaína detectado por fuerzas de seguridad en la historia de Rosario: antes que él, había sido detenido en noviembre pasado Gabriel Jaime Londoño Rojas en Abu Dhabi, también por Interpol.

Cabe recordar que en la madrugada del 26 de agosto de 2022, efectivos de la Policía Federal irrumpieron en un galpón de Empalme Graneros y encontraron 1.658 kilos de cocaína de máxima pureza, lista para ser enviada al exterior. Según los datos que manejan los investigadores, el destino final podría haber sido Qatar para el mundial de fútbol, previo paso por puertos europeos.

Hasta el momento, la pesquisa no detectó vínculo de los colombianos con bandas rosarinas. Lo que sí se sospecha es que Londoño Rojas y Alvarez Duque también podrían haber organizado dos envíos que sí llegaron a salir del puerto de Rosario, hacia Países Bajos y Brasil, con poca diferencia temporal con el cargamento que se encontró en Empalme Graneros.

En un caso fueron 568 kilos de cocaína que se hallaron en el puerto brasilero de Santos y habían salido de una de las terminales de TPR. En otro, 866 kilos de la misma sustancia que fueron descubiertos en el puerto holandés de Rotterdam. Los narcos colombianos habían arreglado la “contaminación” de los contenedores con empleados portuarios en Rosario, que terminaron procesados por el juez federal Carlos Vera Barros y participación de la Procunar en la investigación.

La sospecha judicial es que la misma organización planificó finalmente un tercer cargamento, de más de una tonelada y media: los paquetes de un kilo de cocaína tenían -al igual que los encontrados en puertos internacionales- el sello Louis Vouitton en su exterior.

Los paquetes de cocaína que estaban en Empalme tenían el mismo envoltorio que los que llegaron a Brasil y Países Bajos, saliendo desde Rosario.

Comentarios

5