Dólar

Dólar (Rosario):$ / $
Dolar Blue:$383,00 / $387,00
Dolar turista:$339,36
Dolar Contado con Liqui:$353,83 / $372,47
Dolar Bolsa:$357,210 / $357,080
Opinión

Crónica de una guerra anunciada y el camino a la paz

El Ejército de Ucrania combate contra tanques rusos que avanzan hacia Kiev  | ABC Mundial

Hace 2500 años, Herodoto, un griego considerado el padre de la historia escribió: Ningún hombre es tan tonto como para desear la guerra y no la paz; en la paz los hijos llevan a sus padres a la tumba, en la guerra son los padres quienes llevan a los hijos a la tumba.

La humanidad parece no haber tomado nunca demasiado en serio ese mensaje. Solo en la segunda guerra mundial murieron alrededor de 50 millones de personas y otros tantos resultaron heridos.

Y a pesar de haber sido el conflicto más cruento de la historia las estructuras creadas con posterioridad a ella para garantizar la paz, resultaron un fracaso total y son en parte el simiente de lo que se vive hoy.

La ONU nunca cumplió sus objetivos y como rémora en su seno aún existe el Consejo de Seguridad compuesto por las cinco potencias vencedoras, que a su vez se garantizaron el derecho a veto por si allí se resuelve algo en contra de sus intereses.

En paralelo surgieron estructuras militares, la OTAN y el Pacto de Varsovia. En ellas se alinearon los países de acuerdo al bando que integraban en la llamada guerra fría. Por un lado Occidente y por otro el mundo socialista.

John F. Kennedy, Nikita Khrushchev | Historynet

Esas tensiones pusieron a la humanidad al borde de la guerra nuclear total en circunstancias muy parecidas a las actuales, en Cuba en 1962 con la crisis de los misiles.

Los soviéticos en aras de la seguridad de su aliado, la joven revolución cubana colocaron misiles en la isla apuntando directamente a Miami o Nueva York, y los EEUU se opusieron con violencia caminando en el borde del precipicio nuclear.  La negociación y la diplomacia encontraron una salida.

Aquellos argumentos son similares a los que hoy usa Putin para rechazar la instalación de misiles de la OTAN en Ucrania a 400 km de Moscú.

Este baile peligroso continuó por décadas hasta que el mundo comunista desapareció y con su caída El Pacto de Varsovia en 1991. La OTAN parecía haber dejado de tener sentido.

Pero lejos de ello comenzó a crecer y a aceptar en su seno a países que habían dejado atrás el socialismo y se integraban a las economías de mercado. Polonia en los 90, las repúblicas bálticas en los 2000, llevaron a la alianza militar a las puertas de la nueva Rusia violando el compromiso asumido ante Gorbachov en el momento del derrumbe, por los líderes occidentales, de respetar la zona de seguridad rusa en el futuro.

Desde el 2000 cuando llegó al gobierno, Putin lo advirtió en distintos foros internacionales pero Rusia navegaba en las aguas turbulentas de su democratización primero y debacle posterior. Siempre consideró, como casi toda su clase dirigente a Ucrania como parte indisoluble de la gran Rusia que se proponían revivir, reeditando el destino glorioso de era zarista y el rol de superpotencia mundial de la URSS.

Pero como en la Crónica de una Muerte Anunciada todos sabían lo que iba a terminar pasando.

Hay datos curiosos que el lector puede comprobar desde su teléfono celular para abonar estas afirmaciones. Si a través de Google o cualquier otro buscador cargamos las palabras diarios de Ucrania aparecerá un listado de los mismos a los cuales fácilmente se accede. Allí la sorpresa es grande cuando aparecen en ruso. No se encuentran diarios en ucraniano. Así de unidas están las naciones que hoy se enfrentan en la guerra.

Guerra que es negada como tal por Moscú. Repitiendo el ejercicio e ingresando a los portales rusos el aforismo utilizado es operación militar especial. De ambos lados se relatan historias heroicas, se cuentan victorias y se esconden las derrotas.

Pero lo que es seguro que los jóvenes mueren en uno y otro bando bajo el horror de armas ultramodernas que matan, mutilan o asfixian.

Ukraine tensions: Biden and Putin phone call seeks 'diplomatic path' - BBC  News

La reacción de occidente con sanciones de todo tipo a Rusia generó un escenario nuevo, del que hablaba el presidente Biden semanas antes de la invasión, cuando sabían que esta ocurriría y nadie hizo nada por detenerla. El sentido común nos pregunta sobre qué pasará cuando los EEUU, Gran Bretaña o Francia bombardeen o ataquen a países porque sus intereses son amenazados como lo hacen habitualmente. Se les aplicaran también?  Nos permitimos dudarlo.

Basta recordar la invasión a Irak después del 11/9 buscando armas de destrucción masiva que no existían y el millón de victimas que quedaron bajo los escombros de un país arrasado. Vale también rememorar que los EEUU firmaron con el régimen que sucedió a Sadam Husein jugosos contratos de reconstrucción nacional que debió pagar Irak y que cayeron en manos de empresas texanas de amigos del entonces presidente Bush.

Porque la guerra es un gran negocio para los consorcios industriales – militares de las grandes potencias y para los intereses geopolíticos de ellas.

Hoy urge detenerla de la única manera posible. La diplomacia y la negociación internacional. Ya se levantan voces en el parlamento francés y en la cancillería italiana en ese sentido. Y el presidente Macron lo ha intentado desde el primer momento sin éxito.

Sentarse en una mesa a negociar es el imperativo de la hora, como en la crisis de los misiles de 1962, y tal como ocurre en toda negociación todos deberán ceder un poco para alcanzar la paz.

La OTAN y los EEUU aceptar que cada vez que la alianza militar avance hacia Rusia resultará una provocación, y que no es creíble para nadie que se instalen misiles en Polonia para supuestamente apuntar a Corea del Norte o Irán. Y Putin y sus generales que Rusia no puede ser el matón del barrio, que amenaza, golpea o mata a quien lo subestime o insulte.

En homenaje a las madres a las que hoy recibirán un llamado telefónico o irán a tocar el timbre de su casa para darles la noticia más terrible deberían comenzar ya.

No hay camino para la paz, la paz es el camino. M Gandhi.

Comentarios