Dólar

Dólar (Rosario):$142,50 / $150,50
Dolar Blue:$284,00 / $288,00
Dolar turista:$269,94
Dolar Contado con Liqui:$295,58 / $312,22
Dolar Bolsa:$297,600 / $295,660
Rosario

El audio que se ventiló en Tribunales y una insólita explicación sobre la tonelada de cocaína en Empalme Graneros

El juez federal Carlos Vera Barros dictó el procesamiento para los cuatro hombres que habían sido detenidos el pasado 7 de septiembre, acusados por el tráfico de 1.434 kilos de cocaína desde el Puerto de Rosario. Se trata de los camioneros Rodrigo Larrea y Marcos Fabián Fernández, el maquinista Gonzalo Pacheco y el supervisor de la plazoleta fiscal de los contenedores, Marcelo Maldonado. De los allanamientos de ese día, resta encontrar a un quinto integrante del grupo, todavía prófugo.

Para el magistrado -con investigación del fiscal Claudio Kishimoto y la Procuradoría de Narcorciminalidad- los procesados integraban una organización dedicada al contrabando y facilitaron la exportación de cocaína en tres contenedores de maní que salieron desde el puerto de Rosario.

La causa se abrió cuando los cargamentos fueron detectados en Santos, Brasil y en Rotterdam, Países Bajos.  La droga tenía envoltorios de Louis Vuitton, similares al que tenía la tonelada y media de cocaína colombiana que la Policía Federal había encontrado en un galpón de Empalme Graneros el pasado 26 de agosto.

Por esto último, la hipótesis es que aquella enorme cantidad de droga detectada en la zona noroeste de Rosario -descubierta a tiempo antes de ser exportada- era parte de un mismo cargamento, junto a los otros dos que sí pudieron salir de TPR, totalizando más de 3 mil kilos. Se menciona inclusive que la justicia federal de Campana tendría datos sobre la presencia en Funes de dos líderes de carteles colombianos, a mediados de este año.

Hasta ahora, sin embargo, no aparecieron evidencias firmes que confirmen la sospecha de que TPR era el puerto de salida de la droga hallada en Empalme, o que había una efectiva vinculación de este grupo con el que realizó las otras dos maniobras que sí llegaron a sacar la cocaína del pais. Pero durante la declaración indagatoria de los cuatro detenidos ante Vera Barros se ventiló una escucha telefónica que podría ser clave en ese sentido.

La droga que había salido desde Rosario y se encontró en Rotterdam.

La llamada que pedía ver el noticiero

La llamada es del 26 de agosto, del día en el que se habían encontrado 1.658 kilos de cocaína de máxima pureza en un galpón rosarino de Empalme Graneros, en la misma cuadra que había sido baleada once veces en el año. Pasadas las ocho de la noche de ese viernes, uno de los camioneros que iba resultar detenido dos semanas más tarde por las maniobras en el purrto, habla por teléfono con otra persona no identificada.

NN MASC: ¿Qué onda wey estás en tu casa vos?

FERNANDEZ: Correcto, ¿por qué?

NN MASC: Poné el cinco (…)

FERNANDEZ: ¿Que hay? Lo que pasó hoy?

NN MASC: Ya ponelo, no, no quiero hablar por teléfono

FERNANDEZ: Si (…) Doce perdido hoy había diecisiete, ahora hay doce… lo vi a la mañana a todo esto… te está hablando el viejo?

NN MASC: Si…

FERNANDEZ: Sí, sí ya lo sé todo, tengo todo todo tengo

La presencia narco en Rosario: el allanamiento del 26 de agosto, que detectó 1658 kilos de cocaína para exportar.

La explicación poco creíble

En el escrito judicial al que pudo acceder RedBoing, se dice sobre esta conversación: “Se infiere que los interlocutores tienen algún tipo de conocimiento sobre los allanamientos practicados por la justicia federal, como así también que se resguardan de continuar hablando por teléfono por temor a estar siendo escuchados. Por otro lado, cuando mencionan cantidades (doce, diecisiete) podrían están refiriendo a cantidades de sustancias estupefacientes”.

El 9 de septiembre, el camionero Fernández fue interrogado sobre esta llamada. Cuando se le consultó si recordaba con quién habló, respondió: “No.… se refiere a la moto. Y como estoy arreglando mi casa, puede ser los materiales que encargué, lo del corralón, pero otra cosa no”.

Cuando se le preguntó quién estaba del otro lado de la línea, con quien hablaban de ver el noticiero ese día en el cual todos los canales hablaban de la cocaína de Empalme Graneros, aparece otra afirmación poco creíble: “Era el albañil, que se llama Ricardo Gordon y el viejo no me acuerdo… el viejo puede ser el que le da una mano a él como ayudante”. Enseguida, Fernández trató de explicar por qué hablaba de haberse perdido algo.  “12 perdido, había 17, ahora 12, es una conclusión”, dijo. Durante todo ese viernes, había alguna diferencia de cifras en cuanto al kilaje total de cocaína que se había encontrado en el galpón.

Las incongruencias

“Tales respuestas resultan a criterio de este Ministerio Público incongruentes, en tanto no tienen sentido en el contexto de la conversación completa. Se infiere de la comunicación que los interlocutores tienen algún tipo de conocimiento sobre los allanamientos practicados por la justicia federal justamente ese día (26/8/2022) en tanto el interlocutor de Fernández hizo referencia a un canal de noticias de esta ciudad, los cuales, durante toda la jornada de día indicado, televisaron cuestiones referidas al procedimiento señalado”, apuntó el escrito judicial tras las indagatorias.

A su vez, el documento pone el foco en la incongruencia de pedir que no se siga por teléfono durante la comunicación, si es que se estaba hablando con un albañil por una obra. “Llama también la atención que su interlocutor no quiera hablar por teléfono, lo cual no tendría sentido si están dialogando sobre cuestiones cotidianas como ser cantidades de materiales de construcción o una motocicleta“, advierte el Ministerio Público Fiscal.

Para los investigadores, esto podría significar en algún momento la unificación de las causas, que por ahora siguen cada una por su lado. El procedimiento de Empalme fue ordenado por el juez Federal de la localidad bonaerense de Campana, Adrián González Charvay. Hasta aquí, la investigación de Fiscalía y PROCUNAR no logró encontrar responsabilidades “hacia arriba” por los embarques de cocaína desde Rosario, pero Guillermo Miguel, titular del ENAPRO ya anticipó que si se verifica que hubo responsabilidad de las empresas que controlan TPR en la comisión del delito, se podría caer la concesión.

En diálogo con Radio Boing, Miguel dijo: “Nosotros nos pusimos a disposición de la Justicia. Si realmente se verificara una participación de la empresa, es motivo de rescisión del contrato. La concesión es hasta el 2032, pero si se verifica y queda demostrado en una causa judicial se va a terminar el vínculo”, agregó.

Comentarios