Dólar

Dólar Oficial:$884 / $924
Dólar Blue:$1285 / $1305
Dólar Bolsa:$1239.5 / $1245.1
Dólar Contado con liquidación:$1262.5 / $1263.9
Dólar Mayorista:$902 / $905
Opinión

El juego de las trincheras y el ofrecimiento del PRO a un importante empresario

El peronismo provincial atomizado y la oposición con los tiempos electorales aplazados tomaron como objetivo el trabajo desde las trincheras que lideran cada uno para poder hacerse más fuertes de cara a las negociaciones del 2023. Desde la búsqueda del consenso y lograr el consentimiento en el plano del armado de un frente de frentes, hasta las rencillas públicas de dirigentes del PJ que están enemistados con el propio gobierno. Aires de resignación desde la Casa Gris para con los dirigentes díscolos y el tronar de una frase histórica que se repite: “Calma, radicales”.

La puja de todos los sectores es por ver quién tiene la hegemonía en el armado de cada espacio. Ninguno quiere ceder ni una mínima cuota del poder que ejerce, y por eso es que se dilatan los tiempos tanto en el oficialismo como en la oposición. Además, con la dilación de las fechas electorales provinciales, nadie tiene apuro para encontrar los acuerdos específicos en el armado de las listas que ni siquiera tienen fecha de cierre, por lo que continuará esta guerra de trincheras.

En el oficialismo hay una tendencia clara. Perotti arma estrategias con los propios y los fieles, quiere garantizar los 28 escaños en la Cámara de Diputados con su candidatura y que su alfil, Roberto Mirabella, pueda llegar a ser su sucesor en la Casa Gris. El diputado nacional tiene 2 años más en su banca en el Congreso y anda con ganas de competir. Todos saben, y ellos mismos también, que tiene que levantar el perfil y crecer bruscamente en el conocimiento para poder ser competitivo.

El resto del peronismo no tiene otra alternativa que las PASO. Tampoco aparece en ese sector un candidato que rompa el mercado electoral, entonces se reducen las chances para los grupos de Agustín Rossi o del Movimiento Evita. Tanto Leandro “Kiko” Busatto como Eduardo Toniolli son dirigentes importantes en esos espacios y están decididos a participar de la competencia, pero corren con suertes similares al candidato de Perotti.

Busatto y Perotti mantienen un diálogo cordial pero distante.

En ese orden político, Marcelo Lewandowski le saca ventaja al resto por su nivel de llegada a la población santafesina, y porque es el que mejor intención de voto tiene entre los peronistas. Las fichas están puestas en él, y todos los caminos conducen a un acuerdo con la Casa Gris para que se conforme una fórmula mixta entre las partes. Sin embargo, restan muchos casilleros por completar y es por eso que el escenario electoral va a ser de compleja resolución.

El modelo de liderazgo de Perotti hizo que muchos se sientan enojados con el rafaelino y hasta lo ataquen públicamente como si fueran opositores. Esa actitud es tomada con cierto recelo desde la Casa Gris, y es Celia Arena, ministra de Gobierno, la que intenta generar lazos y diálogo con todos los sublevados por acusar al gobernador de mezquino en la repartija del poder.

La oposición, por su parte, viene construyendo con contratiempos y dificultades un frente más amplio. Los plazos electorales postergaron algunos hechos políticos previstos para octubre antes de que comience el Mundial de Qatar 2022. Sin embargo, todo parece indicar que los comicios serán recién en septiembre del año próximo, lo cual obliga a todos a seguir en el candelero y mostrar cierta hegemonía en los lugares de gestión, ya sea ejecutivo, legislativo o desde los medios.

Esta semana se realizará en Santa Fe un evento vinculado a la educación, modelo de un tema concreto como eje que eligió Juntos por el Cambio y también solicitud de los actores externos que se tienen que ir sumando públicamente. La participación del Partido CREO está confirmada, aunque el socialismo venía siendo algo esquivo a las distintas convocatorias del espacio y también a esta. Algunos dirigentes creen que es porque saben que con la dilación en los tiempos no hace falta quemar todas las naves ahora, pero también es el no convencimiento de muchos dirigentes de mediano rango para participar de ese armado.

La foto de hace 3 meses del radicalismo, el socialismo, el partido CREO de Javkin y el PRO, por la deuda.

La actitud dubitativa de Losada en cuanto a su participación en los próximos comicios en la provincia hace que crezcan las chances de que Maximiliano Pullaro sea candidato a gobernador y resta la definición del intendente Pablo Javkin de competir para llegar a la Casa Gris. Sin embargo, es prematuro saber cómo puede llegar a conformarse esa gran paso opositora si se integra a ese escenario el socialismo. Es un rompecabezas complejo, de mil piezas, y recién se están separando los colores.

Losada seguirá con su agenda en los medios nacionales que le trajo buenos dividendos, Pullaro conquistando el voto duro desde la seguridad, el PRO con Angelini tejiendo los lazos para poder ser competitivos desde la marca pura, el intendente Javkin ratificando que la gestión en el municipio comienza a verse en las calles, y el socialismo apelando a su identidad progresista para no perder a su núcleo duro y a su herramienta legislativa con la mayoría en la Cámara de Diputados. Cada uno en su trinchera a la espera de definiciones y sin ceder ni un solo paso.

El PRO tienta a Paladini

El PRO santafesino viene realizando una estrategia en silencio, y busca fortalecerse desde la marca propia y desde las relaciones directas con los 3 candidatos más fuertes que tiene hoy Juntos por el Cambio a nivel nacional. Bullrich, Larreta o el mismo Macri tienen línea directa con dirigentes locales y eso es un as bajo la manga, más allá de las encuestas que benefician a los radicales hoy arriba del ring.

Macri y Angelini buscan el nombre para que el PRO sea competitivo en una interna atractiva.

Hubo una reunión este viernes por la tarde en Buenos Aires. Los referentes del PRO santafesino Federico Angelini y Ricardo Schlieper estuvieron presentes en ese cónclave, en la casa del ex ministro de Trabajo, Jorge Triaca, entre Mauricio Macri y Paladini. El ex presidente intenta convencer a este referente de la insdustria alimenticia para que sea candidato de su espacio en la provincia de Santa Fe y ahora puso el pie en el acelerador para que se decida. Siempre hubo relaciones con el empresario, y se encendió la llama para que sea él quien encabece la lista para la gobernación.

En el encuentro se habló de las acciones necesarias en materia de seguridad, de la carencia en el desarrollo de infraestructura en los puertos de la región y en la conectividad, y de la necesidad de hacer cambios estructurales en la política santafesina para poder acompañar los que quieren realizar desde Juntos por el Cambio a nivel nacional. Sobre el final, Paladini tuvo un momento a solas con Macri, y ahora la decisión quedó del lado del empresario.

Este hecho generará un revuelo en la política santafesina y seguramente un cambio en el orden de las cosas. No sólo es el peso del apellido, sino también las relaciones que ha generado la empresa con el resto de la dirigencia local lo ubica en un lugar de privilegio de cara a las estrategias discursivas y en el camino hacia las urnas.

Comentarios

5