Dólar

Dólar (Rosario):$ / $
Dolar Blue:$316,00 / $320,00
Dolar turista:$301,77
Dolar Contado con Liqui:$318,40 / $329,52
Dolar Bolsa:$314,870 / $314,130
Rosario

Hoy terminan las audiencias contra la nueva camada de Los Monos: qué pide Fiscalía

Este martes, tras cuatro jornadas de largas audiencias, se conocerá en el Centro de Justicia Penal la resolución del juez Núñez Cartelle ante las cautelares que se pidieron para 28 personas vinculadas a Los Monos, acusadas de integrar una asociación ilícita y de haber cometido tres asesinatos, además de ejecutar extorsiones, robos de vehículos y venta de drogas desde junio de 2021.

En la abundante evidencia que presentó la fiscal Marisol Fabbro contra la banda, se detectó que esta “nueva camada” de Los Monos compuesta por jóvenes, está liderada por Luciano Cantero desde la cárcel, con apenas 19 años, junto a su mamá y su novia. Los tres están presos y desde allí mandan órdenes al territorio.

A este final de las audiencias se llega además con un clima enrarecido, porque en la noche del lunes, a pocos metros del Casino, mataron a la abuela de Dylan “Capocha” Baldón, uno de los acusados por Fabbro. El joven está detenido y es para la fiscal el nexo entre los líderes de la organización y los soldaditos. La casa en la que se produjo el crimen está enfrente de la de Lorena Verdún, madre de Lucho Cantero, a metros del casino.

Una parte de la banda fue detenida la semana pasada, en el marco de un impresionante operativo en la zona sur de Rosario, que terminó  con 79 allanamientos y 16 detenidos, tras sitiar los barrios La Granada, 17 de Agosto y Plata con gendarmes y tropas de elíte. Otros integrantes de la organización ya estaban presos y desde allí comandaban el territorio. El liderazgo del grupo era ejercido para Fiscalía por un triunvirato que conformaban Luciano “Lucho” Cantero, de 19 años, su novia Erika Bullón y la mamá del joven Cantero, Lorena Verdún. Los tres están presos, pero eso no impidió que lleven adelante una enorme cantidad de delitos en los últimos meses.

“Lucho” es hijo del “Pájaro” Cantero, que fue líder de Los Monos hasta ser asesinado en 2013 y cuando murió su padre tenía apenas 9 años. Ahora está preso desde enero pasado, cuando fue imputado por instigar el homicidio de alguien que había sido amigo suyo desde chico. Según se ventiló en la audiencia, desde la cárcel maneja un grupo de jóvenes de su edad o menores que le responden en el territorio.

En enero de 2021, Lucho Cantero (a la izquierda con remera negra) posó armado con el cantante Zaramay y otros jóvenes. La foto terminó con detenciones.

El asesinato del amigo de la infancia

Entre los casos que presentaron en la audiencia -que continuará el lunes próximo- se detalló lo sucedido en junio de 2021, cuando uno de los soldaditos de “Lucho” pidió prestada una moto a un amigo en las inmediaciones de la canchita del club “17 de Agosto” en calle Khantuta, para ir a matar a Damián Gómez a pedido del jefe. Ese homicidio ya había sido imputado por el fiscal Adrián Spelta, pero Fabbro solicitó unificar varias causas entendiendo que respondieron todas a la misma asociación ilícita.

En el Centro de Justicia Penal estaban algunos de los acusados, ya que la mayoría de ellos siguieron el debate por Zoom desde una cárcel. Y se conocieron detalles espeluznantes de aquel asesinato de quien había sido amigo de la infancia del joven Cantero y que luego terminaría vendiendo droga para él.

La víctima, antes de morir, había alcanzado a mandar audios a su madre por WhatsApp, contándole que “Luciano lo había mandado a matar”. Instantes después, con Gómez todavía herido, su mamá lo llama. En ese momento, en la noche del 22 de junio y a metros del Casino, un repartidor de pizzas que había visto la escena de los disparos se acerca hasta el auto y ve el teléfono sonando. Lo atiende y explica la situación a la mujer. Enseguida, lleva en el mismo auto al joven agonizante al HECA, donde muere poco después.

Fabbro también dio a conocer en la audiencia un video grabado tiempo después por Lorena Verdún en la casa de la madre de Damián Gómez. Allí, la mujer del “Pájaro” Cantero y mamá de “Lucho”, le preguntaba -mientras la grababa sin que ella lo supiera- si era verdad que ella había acusado a su hijo por el crimen. 

El Chevrolet Celta de Damián Gómez, acribillado. Antes de morir, la víctima mandó audios de WhatsApp a su mamá.

Crímenes y otros delitos de la asociación ilícita

Al menos desde el homicidio de Gómez, para la fiscal Fabbro funcionó “una asociación ilícita que llevó adelante robos de autos y motos, extorsiones, balaceras y otros dos homicidios: el de Ulises Gamarra en febrero de este año y el de Luciano Roberto Muscio el pasado 3 de julio.

En el primero de esos dos casos, el de Gamarra, la hipótesis de Fiscalía es que el joven Cantero buscó vengarse de una relación íntima que la víctima habría tenido con su novia, Erika Bullón. Por el crimen habría prometido el pago de 400 mil pesos, cien mil para cada uno de los sicarios que participaban del hecho. Una pelea entre ellos por el reparto de la paga habría sido el motivo por el cual se terminó llegando a los presuntos autores.

En el caso de Muscio -a quien mataron un domingo sobre la autopista Rosario-Buenos Aires, a la altura del kilómetro 278 y cerca de la fábrica General Motors- lo habrían marcado cuando hacía una picada de motos. El objetivo era robarle su Honda Tornado 250. “Hay que ponerlo para sacársela”, decía uno de los audios que se conoció en la audiencia. El robo de vehículos era una parte central del accionar delictivo de esta nueva camada de Los Monos.

La banda contaba con soldaditos y sicarios muy jóvenes en el territorio entre los que estaba Dylan Cantero, también detenido el pasado lunes, de 18 años y el más chico de los hijos del fundador de Los Monos, Ariel “Viejo” Cantero.

En su acusación la fiscal Fabbro sostuvo que el grupo “procuró ocupar y dominar sectores y barrios de la ciudad de Rosario y excluir de allí a bandas antagónicas con el fin de obtener beneficios económicos producto de diversas actividades ilícitas, como su expansión territorial. Para llevar a cabo ese objetivo, los integrantes de la asociación cometieron diversos delitos, entre otros: homicidios, lesiones, encubrimientos, amenazas, extorsiones, abuso de armas, portación y tenencia ilegal de armas de fuego y venta ilegal de estupefacientes“.

A Gamarra lo mataron en febrero dentro del auto VW Fox que manejaba. En la guantera, quedó dinero que nadie se llevó.

La gestora de Los Monos

Entre los datos que sorprendieron de la acusación de la fiscal Fabbro fue que una de las personas detenidas y acusadas es una gestora de automotores. Se trata de María del Carmen M., con matrícula profesional desde 2017. Su rol en la banda era el de darle aspectos de “legalidad” a los motos y autos robados por los jóvenes integrantes de Los Monos.

“Cumple un rol preponderante en la empresa delictiva liderada por Cantero, Bullón y Verdún. Es la persona que se encarga de falsificar documentación de los rodados que los integrantes de la banda adquieren de manera ilícita, mediante el uso de la fuerza o violencia. Confecciona documentación apócrifa o inserta datos falsos en documentos verdaderos en favor de las personas que Luciano Cantero dispone. Es la encargada de atribuir derechos de propiedad a determinadas personas mediante el despojo de los mismos de los legítimos poseedores”, planteó la acusación.

En los allanamientos del lunes se secuestraron 25 motos y 12 autos.

“Los rodados que fueran habidos mediante sustracciones, extorsiones, homicidios o cualquier acto intimidatorio o violento, son inscriptos por medio de María del Carmen a nombre de cualquiera de los miembros de la banda como titular del mismo, por medio de la confección de boletos de compraventa, formularios 08 y posterior inscripción“, aseguró la fiscal Fabbro.

En las escuchas telefónicas, la funcionaria del MPA detectó que Lucho Cantero, detenido en una cárcel federal de Marcos Paz, se mantiene comunicado las 24 hs y brinda directivas muy claras a sus subordinados afuera del penal. En una de esas charlas, el hijo del “Pájaro” Cantero se comunicaba en julio pasado con otro de los ahora imputados por la venta de un vehículo robado: “Bueno, pero mirá que no vamos hacer como antes, de un día para el otro, vamos a transferirlo primero”, decía su interlocutor.  Y Lucho respondía: “Sí, cumpa. Llevamos todo de María del Carmen y no renegamos”.

Comentarios