Dólar

Dólar Oficial:$892 / $892
Dólar Blue:$1010 / $1030
Dólar Bolsa:$1009.1 / $1011.5
Dólar Contado con liquidación:$1051.3 / $1051.8
Dólar Mayorista:$869 / $872
Opinión

La definición de Losada mantiene en vilo a la política santafesina

La decisión de Carolina Losada de participar o no de las próximas elecciones como candidata a gobernadora mantiene en vilo a toda la política provincial, y ahora su disyuntiva se trasladó a los esquemas nacionales. El radicalismo tiene una fuerte interna no sólo en Santa Fe sino en todo el país, y los dos grupos buscan a sus mejores hombres y mujeres para posicionarlos como candidatos en los distritos locales y en la competencia federal. Fórmulas puras o cruzadas, las presiones familiares y el proyecto revolucionario, algunos puntos arriba de la mesa antes de que llegue el límite del 12 de mayo.

La periodista tenía tres obstáculos para poder llegar a ser candidata. Algunos planteados por ella, otros por situaciones externas a sus voluntades. Primero encontrar un proyecto de gobierno revolucionario en materia de seguridad que la seduzca para poder tomar la responsabilidad. Cuenta saldada, porque le presentaron la idea general, y eso calmó las aguas de sus familiares directos que escucharon la propuesta.

El segundo escollo saldado era la compañía de cuadros técnicos que estén llevando adelante las políticas de la gestión, teniendo en cuenta que hasta el momento sus laderos desde que es legisladora nacional era un equipo nutrido pero que no alcanzaba para hacerse cargo del gobierno provincial. La senadora pudo hacer una ronda de consultas y de propuestas con dirigentes de distintas áreas que se vinculan con los ministerios y logró ver, escuchar y consultar sobre distintas temáticas estratégicas para llevar adelante la provincia.

Sin embargo, sorteadas estas primeras dos trabas, le queda la más difícil, la situación de su familia, constituida por sus dos niños y su incipiente prometido Luis Naidenoff. Encuentra presiones por parte de sus hijos que construyen junto a ella su hogar en Buenos Aires, y de su pareja que, según algunas fuentes consultadas, no quiere que enfrente las responsabilidades que genera gobernar una provincia como la de Santa Fe. El convencimiento sobre ellos va a ser clave para saber si puede dar el salto que ella tiene decidido: quiere ser gobernadora.

El crossover entre la familia que construye con temas políticos se da porque su compañero es un histórico dirigente radical de Formosa, senador nacional, que tiene un recorrido que le permite tener línea directa y estar sentado en las mesas de decisiones federales de la UCR. Esta relación cambió un poco el paradigma sobre el armado santafesino, ya que su ladero sentimental puede abrirle nuevas puertas nacionales a Losada y el referente político local, Galdeano, tiene una nueva voz con la cual conversar los avances de la rosca.

Además, Naidenoff tiene el rodeo revuelto en el norte. Los diputados nacionales Gabriela Neme, Ricardo Buryaile y Fernando Carabajal, integrantes del proyecto que construye Gerardo Morales de cara a su posible candidatura a presidente, le realizan una interna y lo ponen entre la espada y la pared para poder renovar su banca en el Senado nacional. En ese esquema, hay una puja por quién puede ser el candidato o la candidata a vice de Horacio Rodríguez Larreta. Se cuenta por lo bajo que Morales y el jefe de gobierno porteño tienen todo cerrado para conformar una fórmula, aunque la santafesina también aparece, hace rato, entre las posibilidades de acompañar al porteño camino a la Casa Rosada.

Ese objetivo nacional se puede convertir en atractivo para Losada y tensiona la decisión de cara a ser la próxima gobernadora provincial. Lo cierto es que los poderes radicales tienen dos grandes grupos: los conducidos por Lousteau y Yacobitti, con Pullaro en Santa Fe, De Loredo en Córdoba y dirigentes en otros territorios, y los referenciados con el jujeño Morales que arman un bloque con Cornejo y Suárez desde Mendoza, Valdez desde Corrientes, el propio Naidenoff desde Formosa, y el apoyo de Galdeano en Santa Fe. De este último forma parte también el dirigente que conformó Cambiemos y que se ha convertido casi en un oráculo para todo el espacio, Ernesto Sanz.

Cornejo, Suárez, Losada y Manes junto a Patricia Bullrich en Mendoza, una foto que hizo ruido en la UCR de Morales.

El lanzamiento de Morales, como decíamos, tiene una misión clara: poder potenciar su figura y, si se puede, cerrar fórmula cruzada con Larreta, si no, continuar con la idea de ser el único radical presidenciable. Fue el jefe de gobierno de Buenos Aires quien le dio el visto bueno a Lousteau para que compita en la ciudad y eso alimenta esta teoría. Por otro lado, hay una visión nacional en el radicalismo que cree que Naidenoff está pensando en negociar con Losada esa fórmula con Larreta -muchos creen que cierra mejor en términos electorales para Horacio-, y así potenciar su proyecto personal y colectivo a nivel nacional. Sin embargo, las presiones de sus laderos son para que ella garantice la provincia de Santa Fe, aunque los votos se cuentan en las urnas, ya que el objetivo es armar la tríada Mendoza, Santa Fe y Corrientes de cara al 2027. Hoy ese temor es mas una especulación que una realidad.

Inclusive, se desliza la chance de que Gustavo Valdéz sea quien acompañe en la interna contra Larreta a Patricia Bullrich en la fórmula presidencial, lo cual le daría a este círculo de correligionarios una perspectiva de construcción de poder nacional ahora mismo en la contienda que se viene en este 2023. La mayoría de ellos, y puntualmente Sanz, pide por Losada en la provincia de Santa Fe. Pero todos saben que la situación no está definida y que falta bastante para que la legisladora nacional ponga el gancho en el cierre de listas.

El mismo Mauricio Macri y todo el PRO la ven a Losada como una potable candidata a gobernadora para que los represente en Santa Fe, sabiendo que su identidad es radical. Las renuniones con el ex presidente en CABA se dieron durante el año pasado y principios de este, y no se descarta una fórmula en la provincia con una figura del partido amarillo para acompañarla de cara a las urnas.

Losada quiere ser gobernadora, eso es un hecho. Su agenda creció en el territorio en este último tiempo y la ambición la tiene intacta. Desde que ganó la senaduría, su equipo de trabajo se pensó que el camino era paso a paso, y ahora sólo queda la recta final para que se haga realidad.

Comentarios

5