Dólar

Dólar (Rosario):$95,000 / $103,500
Dolar Blue:$183,00 / $187,00
Dolar turista:$173,05
Dolar Contado con Liqui:$176,32 / $176,44
Dolar Bolsa:$176,740 / $176,560
Todo Show
AUDIO

Tras la internación y antes de sus shows en Rosario, Chano rompió el silencio: “Consumía llorando”

Santiago Moreno Charpentier rompió el silencio tras estar varias semanas internado por un disparo en el abdomen. El artista resultó herido de gravedad en un confuso cruce con el policía de la Bonaerense Facundo Amendolara, en una casa ubicada en Exaltación de la Cruz donde estaba con su madre. 

 

“Chano” se encontraba en medio de un brote psicomotriz cuando el efectivo lo baleó. Como resultado, el ex líder de Tan Bionica debió ser operado, donde le extirparon el bazo, el páncreas, el riñón izquierdo y le suturaron una perforación del colon, y luego trasladado a una clínica para tratar sus adicciones. En tanto, la investigación sobre lo sucedido avanza en la Justicia bonaerense.

En este marco, el músico que se presentará el 6 y 7 de noviembre en Rosario rompió el silencio. En diálogo con “Lanata sin filtro” habló sobre su enfermedad, y dijo: “El egocentrismo y el egoísmo son cosas que tenemos los adictos. Dicen que un adicto tiene como destino el hospital o la cárcel, pero uno recuperado, el éxito, porque somos hábiles manipuladores”.

Asimismo, contó que durante su internación hizo “compañeros”: “Son buenas personas, sensibles, gente que se hace daño a uno mismo por no lastimar a nadie, pero lastimás más tu familia y a todo el mundo”. Y reveló quién le contó lo que había sucedido cuando estaba internado.

 

“Tengo 40 años y cuando consumía terminaba muy mal, al borde del un brote psicótico, desde una semana antes no me acuerdo nada. De hecho, la última vez que vine acá te mentí, dije que estaba bien, pero ahí hubo varios días que no sé qué pasó”, afirmó.

 

Respecto al mal momento que atravesaba con sus adicciones previo a ser baleado, Chano destacó a flor de piel: “Unos días antes me interné, no le dije a nadie. Me interné muchas veces, el consumo era triste, no era algo de fiestas, social ni nada, consumía solo y estaba paranoico pensando que había gente en mi casa, consumía llorando, llamaba al dealer diciendo no quiero más esto para mí. Cuando estás con el consumo activo es difícil parar solo, parás con una tocada de fondo y tuve varias, pero esta vez no me acuerdo nada”.

“Me acuerdo que me despierto atado, las muñecas contra la cama, no recordaba nada y quería que me suelten, me fueron dando medicación para calmarme, lo mandaron a mi hermano Bambi a contarme, es una de las personas que más quiero y no podía creer cuando me contaba lo que pasó, no lo creía, pensé que era algo que me dijeron para que parara de consumir. Desde las semanas antes no recuerdo nada, llegué a casa y empecé a ver objetos que había comprado que no reconocía, me contaron lo del tiro, la secuencia, me contó cosas mi médica en quien confío y a quien le contaba cuando consumía y no podía parar. Me contaron que estaba intubado y ella se acercaba y yo lloraba. Soy una persona buena, está mal que lo diga yo, pero no tengo relaciones conflictivas cuando no consumo”, reveló.

 

“Padeciendo la enfermedad que padezco, y le digo enfermedad porque hay gente que no entiende que lo es, igual que la obesidad, hay gente que sufre y te estigmatizan pro ser estrella de rock, camarines y nada que ver, los camarines están poblados de gente sana. Yo me quería lastimar a mí mismo, es una pulsión que hace mi cabeza, mi cabeza sabe que soy inteligente para eso y las ganas no me vienen diciendo ‘qué rico’, sino diciendo ‘puedo ir a ese lugar, salir con esa chica que en el bolsillo tiene lo que yo quiero’”, recordó y dijo que “el deseo de un adicto es consumir y contarlo”, a lo que Lanata lo interrumpió: “Es una fantasía”. Él le dio la razón: “El ejemplo es que la mayoría de los adictos llaman al dealer para decirle que le compran 200 dólares y a las dos horas 200 más y a las seis de la mañana el golpeas la puerta pidiendo más. Yo era camarero y siempre arrancaba el día sin plata porque lo había gastado el día anterior, entonces cuando había 4 mesas ya calculaba la plata e iba llamando al dealer y terminaba casi duro sin poder hacer nada”.

Comentarios