Dólar

Dólar (Rosario):$113,00 / $120,50
Dolar Blue:$205,00 / $208,00
Dolar turista:$205,34
Dolar Contado con Liqui:$211,04 / $215,29
Dolar Bolsa:$213,090 / $210,350
Información General

A 40 años del hundimiento del General Belgrano, un homenaje en Rosario hizo llorar de la emoción

Hace 40 años, un submarino inglés hundía al Crucero General Belgrano. La guerra duró formalmente unas semanas más, pero ese episodio marcaría un punto de no retorno para las tropas argentinas en Malvinas, con las 323 muertes que dejó como saldo aquella trágica tarde del 2 de mayo de 1982. En Rosario este lunes, al cumplirse un nuevo aniversario de aquel doloroso hecho, se realizó en Rosario un emotivo homenaje, en el Paseo de los Ilustres del Cementerio El Salvador. Allí, se llevaron los restos de Felipe Gallo, rosarino que viajaba en el crucero torpedeado por las fuerzas británicas y que murió tres días después del ataque.

La particularidad del acto fue que durante casi cuatro décadas, no se supo cómo había sido la muerte de Gallo. El rosarino, que viajó a Malvinas con 23 años y subió al General Belgrano como cabo electricista, logró salir con vida luego del ataque inglés. Pero casi todo su cuerpo tenía quemaduras. Habían muerto 300 de sus compañeros al momento del ingreso del torpedo y la explosión del crucero argentino. Otros 23 fallecieron minutos después, en el agua helada, mientras intentaban subirse a algunos de los botes salvavidas.

Felipe logró ser rescatado por camaradas que viajaban cerca del General Belgrano, en el Buque Luis Piedrabuena. En total, hubo 770 sobrevivientes, del barco que tardó una hora en hundirse. Pero el rosarino falleció apenas 72 horas después, en un Buque Hospital. Por estos tres días de diferencia con la muerte de los otros marinos, su nombre no apareció en todo este tiempo en la lista de víctimas del Crucero. Hasta que en este año logró reconstruirse su historia.

Cuando se supo cómo había sido el final de este rosarino que fue uno de los 13 muertos en Malvinas, gracias al aporte de un ex combatiente y del periodista Ricardo Robins que realizaron un trabajo de reconstrucción de los hechos, se consiguió en El Salvador la autorización para trasladar sus restos al Paseo de los Ilustres. También se planificó el homenaje que se hizo este lunes, al cumplirse 40 años del hundimiento.  Al acto llegó el viceministro de Defensa de la Nación y asistieron el intendente Pablo Javkin, María Eugenia Schmuck, el diputado nacional Eduardo Toniolli y grupos de ex combatientes.

Además, se hizo presente Santiago Enrique Gallo, el hijo del Soldado Felipe y nacido en 1982, poco antes del comienzo de la guerra. Su padre no llegó a conocerlo y unos días antes del inicio de los combates llegó a contarle de esta situación a Rodolfo Cardiglia, otro joven que como él llegaba a Malvinas sin tener mucha idea de lo que podría pasar.

A Cardiglia le fue asignado un lugar como marino en el Buque Hospital y a Bello el General Belgrano. Tras unas semanas sin cruzarse estando en plena guerra, el azar hizo que se vieran de nuevo ya con Felipe gravemente herido. Y que Rodolfo fuera una de las última personas con la que el soldado Bello habló antes de morir. Allí, alcanzó a decirle que soñaba con ver a su hijo Santiago.

Pasaron 40 años de aquello. Hoy, se pudo dar el encuentro entre Rodolfo y la familia de Felipe, en el acto en el Cementario El Salvador. Cardiglia se emocionó mucho al contar que había llegado a sacarle una foto a Felipe, vestido de marinero y que había guardado esa imagen con afecto hasta hoy, para dársela al hijo de su amigo, junto con un fuerte abrazo.

Comentarios